El Gobierno censura un informe contrario al fracking

Medio Ambiente no ha quedado satisfecho con el informe sobre el fracking que encargó al Instituto Geológico y Minero, y le ha pedido que lo adapte a su política energética.

Contaminación de los acuíferos subterráneos y en la superficie. Un gran consumo de agua para hacer posible la fracturación. Una hipotética radioactividad en las aguas del entorno de los pozos en los que se extraigan gas o petróleo. Riesgo de terremotos. Contaminación atmosférica por la emisión de gases como el metano. Y así podríamos seguir enumerando los riesgos del fracking que refleja un informe del Instituto Geológico y Minero que el Gobierno ha decidido censurar.

El Instituto Geológico y Minero elaboró el informe después de que la Dirección General de Calidad, Evaluación Ambiental y Medio Natural del Ministerio de Medio Ambiente se lo pidiese. En él, el Instituto Geológico y Minero refleja los riesgos que implica la fracturación hidráulica y establece las precauciones que deberían seguirse a la hora de realizar esta práctica. Pero Medio Ambiente no ha quedado satisfecho con el informe, que ha devuelto al Instituto para que lo dulcifique.

Una actitud que sigue en la línea de la posición del Gobierno respecto al fracking, una técnica que defiende y cuya prohibición en Cantabria (gobernada también por el Partido Popular) no ha dudado en llevar a la justicia. El fracking consiste en introducir agua y arena junto a otros compuestos químicos para fracturar la roca que contiene el gas natural o el petróleo y extraerlo a la superficie. Es una técnica muy arraigada en los Estados Unidos, donde permitirá al país alcanzar la independencia energética a corto plazo.

Sin embargo, provoca problemas como los que mencionábamos al principio. De hecho, el Instituto ha tomado el ejemplo de 40 incidentes en pozos de fracking en los Estados Unidos para elaborar un informe en el que dice, por ejemplo, que entre el 25 y el 75% de los compuestos químicos no se recuperan y quedan en el subsuelo, contaminando los acuíferos. Además, el agua utilizada vuelve más tarde a la superficie, contaminada, y puede surgir a muchos kilómetros de distancia del pozo.

El Instituto también advierte que un estudio del ministerio de Medio Ambiente alemán advierta que de los 88 productos químicos utilizados en los sondeos, solo 27 no eran peligrosos y que entre 2005 y 2009 las empresas de fracking emplearon 12 sustancias cancerígenas y 24 contaminantes atmosféricos como metano, benceno o ácido sulfídrico. En el sondeo también se encontró agua contaminada con radio y a cuatro kilómetros de varios pozos se registraron terremotos.

Vía: Cadena Ser

Foto: www_ukberri_net

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...