El Gobierno autoriza el bunkering en la ría de Ferrol

La amenaza de incrementar las sanciones del Gobierno a las empresas de bunkering en Gibraltar contrasta con la autorización para realizar la misma práctica en la ría de Ferrol.

Una de las palabras que hemos podido añadir a nuestro vocabulario medioambiental a partir del conflicto que el Gobierno español mantiene con Gibraltar es el «bunkering«. Se trata de una práctica en la que los barcos repostan en alta mar, donde unos pequeños buques cisterna actúan de gasolinera y traspasan el combustible -normalmente fuel-oil- a los navíos a través de un sistema de bombas. España ha utilizado el argumento medioambiental para prohibir a las cuatro empresas gibraltareñas que se dedican al bunkering para prohibirles la actividad y aumentar las sanciones por ello.

Sin embargo, la prohibición de bunkering en la Bahía de Algeciras contrasta con la vía libre que solo dos meses antes dio al Consejo de la Autoridad Portuaria de Ferrol para que autorizase esta práctica en la ría de Ferrol. El Consejo de la Autoridad Portuaria, donde están representados la Xunta y el Ayuntamiento ferrolano, ambos en manos del PP, autorizó a una empresa para que suministre combustible a los barcos que lo necesiten, sin importar si son botes o barcos de gran eslora.

Sertosa Norte SL fue la primera empresa a la que se concedió un permiso que más tarde recibió Marine Fuels Limited, que dice ser la cuarta empresa en operaciones de bunkering del mundo; y en el futuro se les podría sumar Aegean Limited, que ya ha pedido la autorización. Según el Gobierno, su postura diferente en los dos casos se explica porque en la ría de Ferrol una gabarra se encarga de transportar el combustible en viajes de ida y vuelta a la dársena, mientras que en la Bahía de Algeciras los «barcos-gasolinera» están permanentemente en el mar.

La autorización ha despertado el rechazo de mariscadores, ecologistas y de la oposición política, especialmente a nivel local. Los mariscadores de la cofradía de Ferrol ya han anunciado que se movilizarán contra el bunkering en las aguas de la bocana, donde se colocaron las bateas experimentales que depuran el marisco en aguas limpias; y denuncian que están esperando a que el puerto del Ferrol les entregue la documentación que les prometió.

Ramón Ferrer, patrón mayor de la cofradía, explica que «no se pueden comparar 20 repostajes al año con el buque amarrado en los astilleros -una práctica habitual con barreras anticontaminación– con 30 al día en alta mar». Por su parte, Medio Ambiente defiende el bunkering diciendo que es un servicio portuario «lícito y legal si se realiza de acuerdo con las condiciones de seguridad marítima y prevención de la contaminación que determinan las autoridades portuarias y marítimas», lo que a su juicio no ocurre en Gibraltar.

Fuente: El País

Foto: M Häggström

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...