El gasoducto de Doñana, en standby

La Junta de Andalucía ha paralizado la construcción del gasoducto que Gas Natural proyecta en Doñana porque tiene dudas sobre el estudio de impacto ambiental del proyecto, aprobado por el Gobierno central.

El Parque Nacional de Doñana ha recibido una buena noticia, al menos de momento: la Junta de Andalucía ha decidido parar la tramitación del proyecto que iba a permitir la extracción y almacenamiento de gas natural Fenosa en el parque. La razón esgrimida por la Consejería de Medio Ambiente para tomar la decisión son las dudas que existen sobre su impacto ambiental en el parque, ya que la tramitación se ha hecho de forma fraccionada y sin analizar las repercusiones que pueda tener globalmente para el parque.

El plan de Gas Natural Fenosa contempla la construcción de 20 kilómetros de gasoducto, un proyecto que podría tener consecuencias devastadoras para Doñana, tal como indican las organizaciones ecologistas. El lince ibérico es el caso que mejor lo ilustra: en peligro de extinción desde hace más de 25 años, está en estado crítico, y las inversiones de la Junta, el Gobierno central o la Unión Europea por asegurar su supervivencia quedarían en nada, igual que los millones de euros invertidos en la restauración de los humedales o las cuencas fluviales del parque.

La Consejería de Medio Ambiente ha enviado una carta al Ministerio explicando la decisión y las dudas que se despiertan sobre el impacto medioambiental del proyecto de Gas Natural, que recibió el visto bueno del ejecutivo a principios de febrero. En la carta, la Junta recuerda al ministerio español que según la jurisprudencia europea «es imprescindible que (…) con carácter previo al otorgamiento de cualquier autorización se complete la evaluación ambiental de los proyectos citados con el análisis de los efectos acumulativos y sinérgicos», una evaluación conjunta que debería hacer el ministerio.

Otra de las cartas de la Junta es que Doñana forma parte de la Red Natura 2000, un sistema de protección de áreas de la Unión Europea que supervisan las autonomías, pese a los movimientos en falso de Medio Ambiente para retirarles el control. La Junta cree que no tiene suficiente información para paralizar las obras con la excusa de la Red, pero el propio ministerio supeditó las obras a que la Junta emitiese un «certificado de no afección a la Red Natura 2000».

La última opción para que el proyecto se paralice definitivamente podría ser Europa. La semana pasada Janez Potocnik, comisario de Medio Ambiente de la Unión Europea, abrió una investigación sobre el encaje legal de las obras que pretende realizar la gasística. Bruselas indicó que pedirá a España «información sobre estos proyectos, con el fin de evaluar su pleno cumplimiento de la normativa de la UE y, en particular, de las disposiciones de la directiva sobre hábitats y la directiva sobre aves». Mientras, el futuro de Doñana continúa siendo incierto.

Fuente: El País

Foto: montuno

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...