El desafío energético de Sigmar Gabriel

La transición energética hacia las renovables, que ha supuesto un gran encarecimiento de la electricidad, es uno de los grandes desafíos de Sigmar Gabriel al frente del ministerio de Economía y Energía alemán.

Sigmar Gabriel, líder del Partido Socialdemócrata alemán (SPD) es uno de los seis miembros de su partido que entran en el nuevo gobierno alemán, donde el SPD apoya a la CDU de Angela Merkel. La mayoría de medios se han centrado en el papel que tendrá Gabriel como ministro de Economía, aunque nosotros no estamos aquí para divagar sobre ello, sino sobre la segunda parte de su ministerio: Energía. Gabriel no lo tendrá fácil, ya que tiene ante si importantes retos energéticos.

El primero de todos es la transición energética hacia las energías renovables, que no ha salido como estaba planeada. Allá por 2010, el gobierno de Merkel se propuso reducir la dependencia del carbón y promover el cambio hacia las energías renovables, un camino que también pasaba por el cierre de las nucleares. El objetivo era alcanzar el 100% de renovables en 2050 -en 2010 estaban en torno al 16%-, y pese al apoyo popular a la medida y contar con una energía solar más barata que la fósil, el camino está plagado de obstáculos.

Uno de ellos es la subida de la luz. La bautizada como tasa de Transición Energética encarecerá un 4% las facturas en solo 12 meses. Su objetivo es asegurar que las plantas de renovables obtengan un ingreso fijo por introducir energía en la red, pese a que cotiza muy por debajo del precio que se paga. Otro de los problemas de Gabriel será qué hacer con las plantas marítimas que tienen problemas con el oleaje o la fauna; o con la de Brokum, que no puede funcionar por culpa de los restos de munición de la II Guerra Mundial.

El último gran problema energético para el líder del SPD es cómo abordar el cierre nuclear. Tras la catástrofe de Fukushima, Merkel rectificó su idea de prolongar la vida útil de las nucleares alemanas, que dejarán de funcionar en 2022 como querían el SPD y Los Verdes. Sin embargo, las renovables no producen -todavía- energía suficiente para compensar la pérdida energética que representará el cierre. Ante si, Gabriel tiene un difícil reto que podría tener terribles repercusiones en el bolsillo de los alemanes.

No podemos dejar de hablar de Gabriel sin referirnos a la unión de las carteras de Economía y Energía. Resulta bastante curiosa, más cuando en España Energía está asociada a Industria y Turismo, en Italia entra en las competencias del ministerio de Medio Ambiente, en Francia está unido a Ecología y Desarrollo Sostenible y en Reino Unido existe la Secretaría de Estado de Energía y Cambio Climático. Pero como hemos visto, energía y desarrollo económico están estrechamente ligados.

Foto: blu-news.org

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...