El declive del petróleo

Desde que comenzó la extracción comercial del petróleo, se ha producido más de un billón de barriles. Nuestra sociedad, nuestra economía, son «petrodependientes». Algunas crisis puntuales, a menudo por motivos geopolíticos, o los aumentos del precio del barril causan alarma. Cuando la producción remonta o el precio vuelve a bajar, parece como si olvidáramos que el petróleo es un recurso finito. Por ello, los estudiosos del llamado «pico del petróleo»-agrupados en la asociación internacional ASPO se encargan de recordarlo. Se llama «pico» o «cenit del petróleo» en el momento en que el ritmo al que podemos producirlo empieza a disminuir. Por tanto, no se trata de que las reservas se agoten, sino que la producción no puede dar respuesta a la demanda.

El pico del petróleo es un concepto energético que vale la pena conocer

Hasta ahora, se han explotado los yacimientos más grandes y de más fácil acceso. El petróleo será cada vez más difícil de extraer y, por tanto, más caro. Algunos expertos dicen que ya hemos pasado el pico del petróleo. Otros consideran que faltan pocos años para llegar. Y unos cuantos afirman que no se producirá antes del 2030. Pero, para hacer la transición a otro modelo energético, se necesitan varios años.

Hay un estudio del Departamento de Energía de Estados Unidos que dice que nos hacen falta 20 años para poder reaccionar a tiempo al pico del petróleo. Que es fundamentalmente un problema de combustibles líquidos y del transporte. Por lo tanto, necesitaríamos un par de décadas para poder poner en marcha las infraestructuras necesarias, por ejemplo para electrificar el transporte, que hicieran que el pico del petróleo no fuera ningún problema. Es decir, que aparte de las soluciones tecnológicas, que evidentemente juegan un papel, juega un papel muy importante también el tiempo.

Los nuevos yacimientos pueden retrasar un poco el pico, pero entre el inicio de la explotación y la producción comercial del petróleo pasan entre siete y diez años. En lugares como Alaska, las extracciones, hasta ahora, no se han hecho por motivos ambientales.

Responsables de la Ass. Estudios Recursos Energéticos (AEREN) creen que se harán igualmente, porque finalmente hará falta y se hará. Pero entonces se debería hacer con un ojo puesto no seguir con el modelo actual, sino, por ejemplo, destinar las ganancias, los royalties que el Estado cobraría de estas extracciones, a pagar la infraestructura que debería cambiar la infraestructura petrolera que tenemos ahora.

Por otro lado, el problema no es sólo el agotamiento del petróleo y las dificultades técnicas y económicas para extraerlo, sino el impacto de su uso. Los elevados niveles de dióxido de carbono y el cambio climático que provoca hacen pensar en la necesidad de preparar la lenta y costosa transición hacia la era postpetroli.

Fotos: Images of money

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...