El cambio climático acelerará la caída del pelo

El cambio climática ha adelantado a los meses de agosto y septiembre la época en que se empieza a caer el pelo, para lo que antes había que esperar hasta los meses de otoño.

¿Seremos calvos en el futuro? A lo largo de los siglos la evolución humana y la selección natural han hecho cambiar considerablemente las características físicas de los seres humanos, así que no es descartable que en el futuro todos seamos calvos. Sin embargo, este proceso podría acelerarse debido al cambio climático, que acelera la caída del pelo. Al cambio climático hay que añadirle otro factor que provoque esta caída del pelo, el aumento de las temperaturas que se agravará a corto y medio plazo.

El profesor de Dermatología de la Universitat de Barcelona y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología Ramón Grimal explica que en los últimos años la acción del cambio climático ha adelantado la caída del pelo a los meses de agosto y septiembre, mientras que históricamente solía caerse en los meses de otoño. Con unas temperaturas que en los próximos 85 años subirán entre 5 y 8ºC no sería de extrañar que la alopecia se extienda rápidamente.

Otro aspecto que contribuye a la caída del pelo en los meses de verano es el sol. Los efectos de la radiación solar sobre nuestros cabellos son muy perjudiciales, por lo que entra dentro de la normalidad que se nos caiga el pelo en esta época del año. Esto se debe a una inflamación microscópica que se produce por la radiación solar en el cuero cabelludo entorno a los folículos pilosos, que crea una cicatriz. El resultado más evidente es la alopecia.

El sol no es el único factor que acelera la caída del cabello, que también puede ir asociada al estrés, a una dieta insuficiente, a cambios hormonales, a una primera menstruación temprana o, simplemente, por predisposición genética. Los médicos estéticos nos recomiendan visitar al especialista si se nos cae el pelo de forma exagerada, si tenemos una falta de cabello en determinadas zonas, si el volumen de nuestra masa capilar se reduce o si en nuestra familia hay antecedentes de calvicie extrema.

Además de acelerar la caída, uno de los efectos más conocidos por el cambio climático sobre nuestro pelo es que supondrá la desaparición de los pelirrojos. Menos del 2% de la población mundial es pelirroja, y el gen que produce esa mutación genética podría desaparecer ya que se trata de una adaptación al clima de Irlanda, Escocia y el norte de Inglaterra. Aún así, pasarán cientos de años hasta que el gen pelirrojo desaparezca para siempre.

Vía: Te interesa

Foto: Peter Gagilas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...