El auténtico sabor de las cosas con Bonnatur de Argal

Bonnatur de Argal ha finalizado la entrega de cuatro cajas de verduras y hortalizas frescas a los 100 ganadores de la promoción Huerto Bonnatur, que volverán a saborear los alimentos como se hacía antes.

¿A quién no le gustaría recibir una caja con hortalizas recién cultivadas, llegadas directamente del huerto? Los cambios en la producción de hortalizas, con plantaciones cada vez más sobrecargadas, y el uso de pesticidas y transgénicos han hecho que las hortalizas pierdan poco a poco su sabor, hasta el punto que esos tomates o lechugas que vemos en el supermercado resultan perfectos para la vista, pero a la hora de la verdad su sabor no se parece al de un tomate.

Esto también se puede aplicar a otros alimentos, por ejemplo al jamón cocido. Bonnatur de Argal decidió ponerse manos a la obra y conseguir un jamón cocido con gusto a jamón cocido. Para ello, ha bastado con una selección cuidadosa de la materia prima y cocer el jamón o la pechuga de pavo en su jugo. Todo ello sin prisas, sin añadir fosfatos, féculas ni colorantes artificiales, y evitando el uso del gluten y la lactosa. Visto el resultado, ¿por qué no probarlo con las hortalizas?

Y así surgió un proyecto que está dando sus frutos, literalmente. Argal puso en marcha el Huerto Bonnatur para que los españoles pudiesen volver a saborear tomates con sabor a tomate. Cogió una macrohuerto, la dividió en 100 parcelas y lanzó una promoción en la que los 100 ganadores recibirían en su casa cuatro envíos de frutas y hortalizas. Para poder participar, tan solo había que introducir los códigos de los paquetes de jamón cocido y pavo  Bonnatur de Argal en la web de Argal.

Entre mayo y junio se plantaron las verduras y hortalizas, que entre los meses de julio y septiembre han llegado puntualmente a casa de los 100 afortunados que pueden volver a disfrutar de unas hortalizas y verduras con el sabor de antaño, que han hecho el camino directo del huerto a la mesa, sin pasar por intermediarios, lo que añade si cabe un punto más de frescura a los alimentos.

Una vez las hortalizas están en casa, llega el mejor momento: comérselas. Hay mil formas de hacerlo, como una buena ensalada aprovechando los tomates, lechugas y rabanitos del lote, a los que podemos añadir jamón cocido o pavo para hacerlas algo más consistentes. También podemos untar el tomate en pan para prepararnos unas deliciosas tostadas con cualquier embutido o un buen para la hora del almuerzo. Y es que no hay nada mejor que una caja de hortalizas frescas entrando por la puerta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...