Derrame de petróleo en el Golfo de México

Un nuevo hecho tiñe de negro al medioambiente. Y no lo digo solo por la tristeza y el luto que padece el mismo, sino también porque se debe a una gran marea negra de petróleo que se generó en el Golfo de México tras la explosión y hundimiento de una plataforma petrolífera. Aquí os contamos más de este lamentable hecho.

Aún no nos recuperamos del derrame de petróleo que azotó la Gran Barrera de Coral, un bellísimo lugar declarado como Patrimonio de la Humanidad cuyas aguas están protegidas, que ya tenemos otro hecho similar que engrava la salud de nuestro medioambiente.

Este nuevo derrame de petróleo comenzó el 20 de Abril y desde ese momento avanzó y se extendió rápidamente por el Golfo de México, una cuenca marítima que se encuentra entre los litorales de México, Estados Unidos y Cuba. La catástrofe se inició por una explosión, cuyas causas se desconocen, que provocó el hundimiento de una plataforma petrolífera que estaba siendo gestionada por la compañía petrolera británica BP.

El derrame de petróleo que ocasionó y sigue ocasionando este hecho es alarmante. Se estima que la fuga es de 5.000 barriles por día (aunque BP había informado solo 1.000 barriles diarios), lo que equivale a 800.000 litros, y pone en peligro a un ecosistema de gran diversidad y riqueza del medioambiente. Motivado por todo esto, el presidente de EEUU, Barack Obama, ha declarado a la catástrofe como de “importancia nacional”. De todas maneras, lamentablemente, esto no podrá contrarrestar todos los efectos que el derrame está ocasionando que de hecho ya arribó a la reserva de vida salvaje de Pass-A-Loutre.


La marea negra avanza sin cesar haciendo caso omiso a los intentos que se están realizando por detenerla. Barreras flotantes han cubierto 20 millas náuticas frente a la costa de Luisiana intentado detener el avance de petróleo, pero éstas son insuficientes para la magnitud de este derrame. Se está evaluando el despliegue de 6.000 soldados para combatir la situación.

Otra medida que se tomó para frenar el derrame fue enviar una pequeña boya al interior de la mancha para que la misma se prenda fuego. Y si bien esto tuvo “éxito” según los guardacostas, no podemos hacer la vista gorda a los efectos negativos que este hecho también genera. Por este incendio de petróleo grandes nubes de humo tóxico se originan y también se dejan secuelas de residuos aceitosos en el mar. Es por ello que esto debe controlarse y monitorearse constantemente.

Esta situación es lamentable y entristece. El Golfo de México es muy rico para el medioambiente y para la producción pesquera de EEUU. Este país, con la declaración de la catástrofe como de “importancia nacional”, pone todos los recursos que están a su alcance para impedir los peores presagios de este desastre. No obstante esto, el presidente de Estados Unidos fue claro: “Mi administración usará todos los recursos a su alcance para enfrentar la situación aunque el responsable último y quién financiará la operación será BP».

Una de las personas que está trabajando para frenar la marea negra, y que tiene experiencia en limpieza de petróleo,  ha dicho que este hecho es peor que un derrame de petróleo; “Es un flujo continuo durante meses. Es algo con lo que mucha gente tendrá que convivir durante mucho tiempo».

Esperemos que el medioambiente se recupere pronto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...