¿Cuáles son los peligros del ‘fracking’?

El ‘fracking’ ha revolucionado la extracción de petróleo y gas natural, pero implica una serie de peligros que hoy vamos a conocer, como el riesgo de terremotos o la contaminación de los acuíferos.

En los últimos días hemos hablado bastante del fracking, esa técnica casi milagrosa que permite extraer gas natural de sitios a los que antes no era rentable acceder rompiendo las rocas que lo esconden mediante la fracturación hidráulica. El fracking no está exento de polémica, y paralelamente a su aparición fueron surgiendo plataformas antifracking allí donde se planeaban hacer prospecciones. Hoy vamos a conocer algunos de estos peligros, aunque para ello primero tenemos que saber qué es exactamente la fractura hidráulica.

A grandes rasgos, el fracking consiste en perforar el terreno bajo el que se encuentran los yacimientos de gas o petróleo y fracturar la roca. Las perforaciones pueden llegar hasta los 5.000 o 6.000 metros de profundidad, y prolongarse algunos kilómetros más en horizontal. Para producir la fractura se inyectan a alta presión una mezcla de agua, arena y unos 600 productos químicos. Gran parte de esta mezcla nunca volverá al exterior, con lo que corre el riesgo de contaminar los acuíferos subterráneos. He aquí el primer peligro.

Unas perforaciones tan profundas también pueden provocar un importante riesgo de movimientos sísmicos. Anthony Ingraffea, ingeniero geólogo y experto en fracking de la Universidad de Cornell (Nueva York) ha realizado unas investigaciones en las que demuestra que las emisiones de metano a la atmósfera crecen entre un 40 y un 60% cuando los combustibles se extraen mediante fracturación hidráulica y no a través de las vías convencionales. Además de metano, esta técnica también emite una gran cantidad de dióxido de carbono a la atmósfera.

Otro de los problemas que genera la fracturación hidráulica es el gran consumo de agua que requiere. Para fracturar tan solo un pozo se necesitan 19 millones de litros de agua, como hemos dicho antes, mezclados con arena y productos químicos. En este cóctel hay 280.000 litros de productos químicos como ácido sulfúrico, etanoles o antioxidantes. La escasez de agua que hay en España, especialmente en los últimos años, invitan a pensar sobre la necesidad de utilizar tantos litros de agua para extraer hidrocarburos y sobre los peligros que supondría contaminar los acuíferos.

El empleo también es un tema a tener en cuenta a la hora de valorar los pros y contras del fracking. Para los expertos, los trabajos que se crean a partir de esta técnica se pierden en las renovables. Además, se trata de empleos temporales, ya que una vez se ha fracturado el pozo y se extrae todo el combustible este se abandona. Según el Consejo Superior del Colegios de Ingenieros de Minas, España tiene unos recursos de gas natural extraíbles mediante fracking que permitirían subsistir durante 39 años, aunque como siempre la última palabra la tendrán unos políticos que, por ahora, se mueven en la indefinición.

Fuente: Blog energía sostenible

Foto: lockthegate

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...