Consejos para reutilizar alimentos

Los huesos de la carne y las espinas del pescado se pueden aprovechar para hacer caldo, igual que las verduras mustias; y en los posos del café tenemos un gran fertilizante para el jardín.

A mediados del año pasado, el reallity show ‘Waste cooking‘ (cocinando basura) se convirtió en uno de los programas estrella de la televisión austriaca. El concurso era sencillo: se busca comida en la basura ante un público que luego probará unos platos de alta cocina elaborados con ella. Lo que hoy os proponemos no es que busquéis comida en la basura, sino que directamente no la tiréis ya que hay alimentos que pueden tener una segunda vida:

  • Leche agria: ¿quién no se ha dejado un brick de leche abierto unos días en la nevera y se le ha agriado? En vez de tirarla por el desagüe, la podemos utilizar para cocinar ya que tiene unas características muy parecidas a las del yogur. Es más, algunas recetas recomiendan utilizar leche agria mezclada con zumo de limón o vinagre, con lo que podremos preparar magdalenas, pastitas para el té o tortitas.
  • Huesos y verduras: un clásico para hacer caldo, ya sean de pescado o de carne, son las espinas y los huesos que podemos guardar en el congelador hasta que hagamos una olla de caldo. También podemos utilizar los huesos del jamón para darle sabor a las lentejas. En cuanto a las verduras, las podemos utilizar por separado o junto a los huesos de carne. Las coles o zanahorias que nos sobren de ensaladas u otros platos siempre las podemos guardar para hacer un delicioso y sabroso caldo, para el que también podemos utilizar las que se han quedado mustias (si no, podemos „revivirlas” remojándolas 15 minutos en agua fría).
  • Pan duro: igual que los huesos para el caldo, lo más habitual es rallar el pan que se ha secado. Además de la opción tradicional, lo podemos cortar en dados y freírlo para hacer unos picatostes que podemos utilizar en ensaladas, sopas o cremas.
  • La grasa del bacon: la grasa del bacon se puede convertir en un sustituto del aceite o la mantequilla a la hora de freír cualquier cosa o de saltear verduras, lo que les dará un sabor diferente con el que sorprenderemos a los comensales. Cada vez que hagamos bacon podemos guardar su grasa en la nevera hasta que la utilicemos.
  • Posos del café: en lugar de comerlos, los utilizaremos en el jardín o como exfoliante casero. Su rico contenido de minerales como nitrógeno, magnesio, calcio o potasio hacen que sea un gran fertilizante para el jardín, ya sea en un contenedor de compost o lombrices, mezclando 5 tazas de agua y dos de café molido o simplemente espolvoreándolo sobre la tierra del jardín.

Vía: El Blog Verde

Foto: Chris Isherwood

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...