Cómo controlar el peligro de inundaciones

En la última década ha habido en Europa más de un centenar de inundaciones importantes. Víctimas mortales, desplazamientos de población y muchos daños materiales y pérdidas económicas son las consecuencias de estos fenómenos. En la costa este española, como en el resto del norte del Mediterráneo, se producen a menudo precipitaciones muy intensas que duran pocas horas, y que provocaron riadas, deslizamientos y el hundimiento de puentes y otras construcciones.

Proyectos como el del CRAHI ayudan a prevenir catástrofes

Con el objetivo de mejorar la previsión y la gestión de estos episodios, la Unión Europea ha puesto en marcha el proyecto IMPRINTS, liderado por CRAHI, Centro de Investigación Aplicada en Hidrometeorología de la Universidad Politécnica de Cataluña. Aquí se elaboran modelos para mejorar los sistemas de alerta. Uno de los objetivos es aumentar la anticipación de las alertas, al tiempo que reducir el margen de incertidumbre para facilitar la toma de decisiones.

Sus investigadores están desarrollando modelos que les permiten conocer cuál es la incertidumbre que se está asumiendo por una cierta previsión. De modo que el predictor y la persona que debe tomar una decisión de protección civil, una decisión para alertar a la gente, tenga una información extra sobre cuál es la probabilidad de ocurrencia de este tipo de lluvia, por ejemplo.

Los modelos de previsión van desde el nivel estatal hasta la local y pueden llegar a predecir los efectos en áreas de sólo unos kilómetros cuadrados. Pero esto, aparte de los datos meteorológicos, requiere conocer muy bien cómo se comportará el agua en un territorio determinado. El Grupo de Investigación en Transporte de Sedimentos hace análisis hidrológicas para saber cómo afectarán unas lluvias determinadas al caudal de los ríos y a la movilización de los sedimentos y así evaluar el riesgo de desbordamientos. Esto permite elaborar simulaciones para estudiar el impacto de las riadas en determinadas zonas.

Los datos y las previsiones se ponen al alcance del público en la web «Agua en tiempo real«, del Departamento de Medio Ambiente y Vivienda. De esta forma se facilita que el ciudadano también asuma su responsabilidad ante el riesgo.

Con esta nueva aplicación se cree que la responsabilidad se distribuirá tanto a nivel público, a nivel de agencias de protección civil, como una responsabilidad individual de las personas, ser conscientes, tener una cierta coherencia de cuál es el riesgo que cada uno está asumiendo, por ejemplo, si está cruzando un río que está en condiciones de avenida.

Estos sistemas no sólo servirán para una protección más efectiva, sino que deben ayudar a planificar el territorio para alejar, en la medida de lo posible, infraestructuras y zonas urbanizadas de los lugares con mayor riesgo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...