Catalunya quiere reciclar el 60% de residuos en 2020

Catalunya prepara un nuevo plan de reciclaje con el objetivo de reciclar el 60% de los residuos que genere en 2020 y la materia orgànica como principal objetivo.

Catalunya se ha propuesto reciclar el 60% de los residuos que genere en el año 2020, una cantidad considerable si tenemos en cuenta que actualmente no recicla más del 39%. Para ello, la Agencia de Residuos de Catalunya (ARC) se centrará especialmente en la materia orgánica, a la que su director, Josep María Tost, no ha dudado en calificar como «la gran asignatura pendiente» del reciclaje catalán.

Aunque el plan todavía no está definido del todo, queda descartada la posibilidad de construir grandes infraestructuras para gestionar los residuos como una incineradora en el área metropolitana barcelonesa; sino que se optimizará el funcionamiento de las que ya están en funcionamiento. A partir de 2016 si que se empezarán a construir pequeñas instalaciones que se especializarán en la separación de materiales.

El nuevo plan reemplazará al de 2007, que tenía vigencia hasta 2022 y que se ha quedado lejos de los objetivos planteados. Solo se recicló el 22% de la materia orgánica generada, lejos del 55% marcado como meta. El director de la ARC recuerda la facilidad con que daña el resto de materiales y su capacidad para generar abonos y energía, por lo que este año la Generalitat quiere acabar la extensión del contenedor marrón en la Vall d’Aran, la Cerdanya y el Alt Empordà.

Hay que destacar que entre los efectos positivos del plan encontramos la reducción del 18% de la basura generada por cada persona. Así, si en 2006 un catalán generaba de media 1’64 kilos de basura al día, actualmente genera 1’35; cifra que la Generalitat quiere reducir hasta los 1’115 kilos al día en 2020, un 15% más.

La gran duda es de donde saldrá el dinero necesario para que el plan salga adelante, aunque la respuesta es la de casi siempre en estos casos: del bolsillo del consumidor. Santi Vila, conseller de Territorio y Sostenibilidad, multiplicará por tres el canon que cada ayuntamiento paga por la fracción resta (residuos no recogidos de forma selectiva que envían a vertederos e incineradoras).

Aunque los que pagan la tarifa son los propios ayuntamientos, el Govern prevé que estos cargarán la subida del impuesto a sus vecinos en el IBI, el recibo del agua o la tasa de recogida de basuras. El aumento podría estar entre los 25 y los 27 euros por hogar al año, cifra que podría reducirse si se consigue una mejor tasa de reciclaje.

En los pueblos con el sistema puerta a puerta implantado se ha alcanzado el 70’3%, por encima del 50% exigido por Europa al que el Govern quiere que llegue toda Catalunya. Si embargo, la Generalitat no quiere obligar a los ayuntamientos que adopten ningún sistema.

Más informaicón: El País, Europa Press

Foto: Laureà

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...