Carreteras ecológicas con neumáticos reciclados

Aunque en España solo hay 300 kilómetros asfaltados con polvo de caucho, este material procedente de neumáticos reciclados hace que las carreteras sean más ecológicas y aumenta la seguridad vial.

En alguna ocasión hemos hablado de asfaltos que contribuyen a reducir la contaminación, como el pavimento que reduce los contaminantes que producen los vehículos a nitritos y nitratos, mucho menos perjudiciales para el medio ambiente. No en vano, los automóviles  motos y camiones emiten una gran cantidad de gases contaminantes y mientras modelos alternativos al petróleo como el coche eléctrico no se consolidan hay que buscar alternativas para reducir esas emisiones. Una de ellas es reciclar los neumáticos y aprovecharlos para asfaltar carreteras.

Aunque pueda parecer un proceso muy complicado, la realidad es que es bastante sencillo. Ramón Tomás, gerente de la Asociación Técnica de Emulsiones Bituminosas (ATEB) explica que solo hay que añadir el polvo de caucho que se obtiene reciclando los neumáticos a la mezcla del asfalto. Pese a lo fácil que parece y ser una técnica ampliamente conocida por la comunidad científica, tan solo encontramos 300 kilómetros de la red viaria española asfaltados con esta mezcla.

Pero los beneficios de este tipo de pavimento no se limitan al mundo medioambiental, sino que también llegan a la seguridad vial. Las carreteras asfaltadas de este modo son más resistentes y seguras, porque la mezcla no sufre con la misma agresividad las subidas o bajadas de temperaturas, lo que las fatiga menos. Por esta misma razón, su mantenimiento es más económico de realizar, algo que, queramos o no, también influye en la seguridad de las carreteras. El Instituto de Biomecánica de Valencia añade que al ser más resistente el polvo de caucho alarga la vida útil de las carreteras, lo que también supone una ahorro a largo plazo.

Un hipotético gasto excesivo en caso de añadir polvo de caucho al asfalto no parece ser razón para que no aumente el número de kilómetros pavimentados con él. Ramón Tomás explica que añadir entre el 0’5 y el 2% de polvo de caucho al betún no supone utilizar nuevas máquinas, y añade que las empresas concesionarias de las autopistas podrían utilizar sus propios equipamientos para asfaltar con polvo de caucho las carreteras sin que tenga que repercutir en los conductores, por ejemplo, encareciendo el precio de los peajes.

Tomás cifra en siete metros cuadrados la superficie que se podría asfaltar con un solo neumático. Además de las ventajas para las carreteras, la introducción seria de esta técnica también permitiría acabar con el problema del reciclado de neumáticos. La normativa impide que las cerca de 300.000 toneladas desechadas cada año acaben en los vertederos, y solo las plantas de reciclaje pueden ocuparse de ellos. El inconveniente surge a la hora de buscarles un segundo uso. Este es uno.

Fuente: El blog verde

Foto: Jose Antonio Cotallo Lopez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...