Bután expresa sus temores sobre el cambio climático

Ubicado en el Himalaya oriental, el pequeño reino de Bután, cuya política se basa en la felicidad de su pueblo, expresó su preocupación por los impactos que el calentamiento global podría tener en el país. El reino budista situado entre la India y China, teme la posibilidad de ver a sus ambiciones hidráulicas anuladas.

Bután, la monarquía budista que aglutina a 700000 personas sustituyó hace mucho tiempo el PIB por el concepto de FNB (Felicidad Nacional Bruta), advierte de las posibles consecuencias del calentamiento global. El país basa su política en cuatro principios: el crecimiento y desarrollo económico responsable, la conservación y promoción de la cultura de Bhután, el buen gobierno, la responsabilidad y la protección del medio ambiente.

Para cumplir con este último contrato, Bután tiene puestos los ojos en la energía hidroeléctrica. Gracias a las cascadas y saltos de agua produce la mayor parte de su electricidad. Pero el cambio climático podría poner en peligro sus planes para el aprovechamiento de la energía de las nieves derretidas de los Himalayas, según ha afirmado recientemente el primer ministro de Bután, Jigme Thinley. «Los glaciares están retrocediendo muy rápidamente, algunos incluso están desapareciendo. El flujo de agua de nuestros ríos está cambiando de una manera muy preocupante. En verano, se desbordan como nunca antes, y en invierno, están casi secos. El calentamiento global es real y el impacto en nuestro sistema hidroeléctrico es muy grave» comenta alarmado.

Los glaciares del Himalaya víctimas del fundido de nieve

Una producción hidroeléctrica por debajo de sus ambiciones

Bután ha establecido una meta ambiciosa. Para el año 2020, tiene la intención de aumentar su capacidad de generar electricidad instalando siete centrales hidroeléctricas. El país esperaba vender su electricidad a la India y así alcanzar la autonomía económica de forma rápida. Pero como el primer ministro lamentó, esto podría no ser del cierto. «Hydro Power puede no ser la fuente de ingresos que esperábamos«, dice, mientras que Bután ya importa electricidad de la India debido a que a veces es demasiado grande «la diferencia en el nivel del agua en los ríos entre el verano y el invierno. »

El 19 de noviembre, India, Nepal y Bangladesh, asistirán a una conferencia organizada por el país para discutir la lucha contra el calentamiento global y las maneras de limitar su impacto en el Himalaya, que ahora asegura poder cubrir las necesidades de agua de alrededor de 1,3 millones de personas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...