Biomasa, una energía renovable

La Biomasa, un acercamiento a las fuentes de esta energía renovable, que comprende un conjunto heterogéneo de materias orgánicas; tanto por su origen como por su naturaleza. Con términos energéticos, podemos afirmar que la Biomasa denomina a una fuente de energía renovable, cuya base está en la utilización de la materia orgánica formada por vía biológica o de los productos derivados de ésta.

Biomasa

Biomasa

Anteriormente hemos escrito sobre las generalidades de las energías renovables. En este articulo, nos ha llegado el momento de ahondar, específicamente, sobre una de las energías renovables que existen. Estamos hablando de la Biomasa.

La Biomasa comprende un conjunto heterogéneo de materias orgánicas; tanto por su origen como por su naturaleza. Con términos energéticos, podemos afirmar que la Biomasa denomina a una fuente de energía renovable, cuya base está en la utilización de la materia orgánica formada por vía biológica o de los productos derivados de ésta. Incluye residuos procedentes de actividades agrícolas, ganaderas y forestales, como también los subproductos de las industrias agroalimentarias y de transformación de la madera.

También son utilizados, para este tipo de energía renovable, la materia orgánica de las aguas residuales y los lodos de depuradora.

El carácter de renovable que se le atribuye a esta energía, es dado porque el contenido energético procede, en última instancia, de la energía solar fijada por los vegetales en el proceso fotosintético. La energía es liberada al romperse los enlaces de los compuestos orgánicos en el proceso de combustión, generando como productos finales, dióxido de carbono y agua.


A raíz de lo señalado precedentemente, los productos que proceden de la Biomasa, que son utilizados para energía, son llamados biocombustibles. Dependiendo el estado físico en que se encuentren los biocombustibles serán: sólidos para usarse para fines térmicos y eléctricos; líquidos, siendo éstos biocarburantes para automoción o bien gaseosos.

A continuación veremos de forma más detallada las fuentes de biomasa para la obtención de energía:

Biomasa Natural

Desde muchísimos años, el hombre ha utilizado la leña de árboles para obtener calor y cocinar. Sin embargo, esta biomasa no es la recomendada para aprovechar su energía, ya que podría provocar el deterioro, o peor aún la destrucción, de los ecosistemas que la producen. Lo mejor en esta biomasa natural es aprovechar los residuos de las partes muertas o los restos de las podas, siempre teniendo como guía principal el respeto del equilibrio y estabilidad del ecosistema.

La biomasa natural es la base del consumo energético de pueblos en desarrollo. Aquí hay que tener cuidado porque a medida que crece el lugar, crecen las personas que allí viven, generando un mayor gasto de energía, lo que podría significar graves perjuicios a la naturaleza según que materia se esté utilizando.

Cultivos energéticos

Cultivos energéticos

Biomasa Residual

Esta se produce en cualquier proceso en el que se consuma biomasa. Es generada en explotaciones agrícolas, ganaderas y forestales. También se producen por los residuos de origen orgánico generados por industrias y por los centros urbanos. La utilización de esta biomasa es limitada, el principal beneficio que otorga es por la descontaminación que se  produce al eliminar los residuos.

Si puede resultarles muy autosuficiente, desde lo energético, a aquellas instalaciones que aprovechen sus propios residuos. Por ejemplo, las granjas, papeleras, serrerias, entre otras.

Por último quiero hacer mención a los cultivos energéticos. Estos son realizados con el objetivo de producir biomasa transformable en biocombustible. En Estados Unidos y Brasil, por ejemplo, ya se viene implementando estos cultivos. Estos países orientan la producción de caña de azúcar y maíz a la obtención de bioetanol.

Para el caso de Europa, el etanol derivado de remolacha y cereales, y ésteres derivados de aceites de colza, son los biocarburantes de mayor desarrollo en estos tiempos. Adicionalmente, están los cultivos energéticos para la producción de biomasa lignocelulósica, para aplicaciones térmicas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...