Biocombustible procedente del E.Coli

Científicos surcoreanos han utilizado la ingeniería metabólica para producir biodiésel a partir de la bacteria E.Coli. El producto comparte características con la gasolina convencional.

Hasta ahora, conocíamos a la bacteria E.Coli por ser la causante de numerosas intoxicaciones alimentarias. Incluso en 2011 un brote epidémico provocado por esta bacteria causó 32 muertes en Alemania y uno más en Francia y Suecia, que en principio se atribuyeron a los pepinos andaluces pero más tarde se apuntó como culpables a los brotes de soja producidos por una empresa alemana. Pues bien, ahora se ha descubierto una nueva propiedad del E.Coli: puede convertirse en biocombustible.

Detrás de este descubrimiento están los científicos del Instituto Superior Coreano de Ciencia y Tecnología (conocido como KAIST por sus siglas en inglés), que a través de la bioingeniería han sido capaces de convertir estas bacterias, altamente dañinas para la humanidad como se ha demostrado en incontables ocasiones, en un producto útil.

Eso si, no hay que alzar las campanas al vuelo, ya que se trata de un proyecto a pequeña escala, y como pasa con todos los hallazgos de este tipo todavía queda un largo camino por recorrer hasta que este biocombustible se convierta en una alternativa real a los combustibles fósiles. Aún así, el simple hecho de haberlo descubierto deja entrever que se pueda convertir en una alternativa viable y sostenible. Uno de los puntos fuertes de este descubrimiento de los científicos coreanos es que tendría la misma composición y propiedades químicas que la gasolina convencional.

Para lograr la gasolina, los investigadores surcoreanos han utilizado la ingeniería metabólica, en otras palabras la tecnología que manipula el ADN. Gracias a ella, han hecho derivados de ácidos grasos cortos, lo que permite biosintetizarse a los alcanos o hidrocarburos. De ahí que el producto resultante comparta características y propiedades químicas con la gasolina, ya que, como explican los científicos, los hidrocarburos son la composición casi exclusiva de la gasolina, a la que se añaden algunos aditivos y agentes de fusión.

Ya se habían utilizado métodos biológicos para producir sustancias similares al diésel, pero los científicos del KAIST han sido los primeros en lograrlo con gasolina. Pese a tratarse de un gran invento, todavía deben realizarse grandes avances para que la gasolina de E.Coli llegue a comercializarse. El principal es mejorar su productividad, ya que deben mejorar si rendimiento y su concentración para convertirse en una alternativa real a los hidrocarburos procedentes de combustibles fósiles como la gasolina o el diésel.

Fuente: Ecología Verde

Foto: NIAID

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...