Barcelona suspende en contaminación acústica

El 15% de barceloneses viven por encima de los 70 decibelios de contaminación acústica. El ruido provoca problemas de salud y dificultades para dormir, como admiten algunos de ellos.

Seguro que los disturbios registrados tras el desalojo de Can Vives no han contribuido a reducir la contaminación acústica en Barcelona, un problema que afecta seriamente a cuatro de cada diez habitantes de la capital catalana. El 40% de los barceloneses sufre niveles de ruido perjudiciales para la salud, y un 15% de ellos viven en zonas con más de 70 decibelios, mientras que los límites de contaminación acústica establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) no pasan de 65 decibelios.

Los datos proceden del estudio ‘Ruido y Salud en Barcelona’ que han realizado el Observatorio Ruido y Salud DKV-GAES junto a la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes) sobre la exposición de los barceloneses a la contaminación acústica. El estudio se presentó durante las XX Jornadas Científicas GAES en la ciudad condal, y habla de un descenso del ruido en los últimos años. Por ejemplo, en 2009 había un 19% de población expuesta a unos niveles de ruido superiores a los 70 decibelios, por el 15% actual.

Además de los barceloneses expuestos a unos niveles de ruido máximo, el estudio también refleja un aumento superior al 3% de las zonas con unos niveles acústicos bajos -que no lleguen a los 60 decibelios- en los últimos cinco años. Ciutat Vella, Sarrià, Sant Gervasi y Gràcia son los barrios en los que antes debería actuar el Ayuntamuento de Barcelona para atajar el problema de la contaminación acústica, que supera los límites recomendados en un 14% de la ciudad de noche y en el 10% de día.

El tráfico continúa siendo la mayor fuente de ruido en los ambientes urbanos de la ciudad, ya que provoca el 80% de la contaminación acústica. Sin embargo, los barceloneses señalan las concentraciones de gente en la calla como el principal causante de ruido (un 44%) por delante de los ruidos domésticos (42%). Además, el 87% de vecinos asegura vivir en una ciudad ruidosa y el 85% que no hay ninguna concienciación social sobre los problemas del ruido sobre la salud.

Los problemas auditivos son los más conocidos pero hay otros, como puede ser un mayor riesgo de sufrir un transtorno cardiovascular, la hipertención, un ictus cerebral o un infarto de miocardio. Un ruido excesivo también afecta el sueño, como refleja el 17’5% de barceloneses que afirma no poder dormir bien por culpa de este problema o el 47% que asegura que el ruido hará que descansen bien o mal por la noche.

Vía: La Vanguardia

Foto: John Seb

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...