Aprovechar el agua de la lluvia en casa

Existen diferentes sistemas que nos permiten aprovechar el agua de la lluvia en casa, lo que cada mes nos permitirá ahorrar en la factura del agua.

Tirar de la cadena del inodoro, cocinar, fregar, lavarnos los dientes, ducharnos, regar las plantas, poner la lavadora o el lavavajillas… Todas estas actividades de nuestro día a día tienen un elemento común: el agua. De media, cada español gasta 150 litros de agua al día en casa, lo que todos los meses supone un gasto importante. Una de las formas de reducir la factura del agua es mediante el reciclado del agua de la lluvia, una tendencia cada vez mayor en varios puntos de la geografía española.

Por ejemplo, en la zona del Mediterráneo hace tiempo que se instalan en las viviendas sistemas que permiten el aprovechamiento de las aguas pluviales; y en Galicia han ido un paso más allá y la Consejería de Vivienda ha aprobado una norma que obliga a los constructores a incorporar estos sistemas a las nuevas viviendas que construyan. Esta no es ninguna idea nueva, ya que en esencia es lo que hacen los pantanos y se trata de aplicar el mismo sistema a pequeña escala. Además de reducir la factura, ayudará en épocas de sequía o escasez de agua.

Hay diferentes sistemas que nos permiten recuperar el agua de la lluvia para el uso doméstico. Los más rudmientarios son los grandes cubos en el patio o el balcón, que se llenan cuando llueve; y un poco más avanzados son los sistemas de canalones que desembocan en un depósito. Pero el más eficiente son los sistemas que instalan las empresas especializadas, en las que un depósito bajo la casa funciona como un contenedor subterráneo, almacenando el agua cuando llueve.

Estos sistemas tienen en cuenta aspectos como la media de lluvia que cae al año sobre esa zona o las medidas de la cubierta en la que se instalan los canalones. Cuando llueve, estos filtran el agua y la conducen hasta el tanque subterráneo. A través de una red paralela a la del agua potable, un equipo hidráulico hace que el agua de lluvia almacenada llegue a nuestros grifos. Los modelos más avanzados incluyen sensores que cuando el tanque está lleno dan prioridad al agua de la lluvia.

Que el tanque se quede vacío no quiere decir que nos vayamos a quedar sin agua, ya que el sistema de control de abastecimiento lo conecta al agua potable. También hay sistemas que rellenan los depósitos con agua de origen diferente al pluvial, aunque no acaban de ser completamente recomendables. Si estáis interesados en instalar uno de estos sistemas, hay varias empresas que se dedican a ello, y algunas administraciones incluso los subvencionan. Eso si, antes de instalarlo hay que consultarlo con los responsables de vivienda y medio ambiente autonómicos o municipales.

Via: El Blog Verde

Foto: ArchiM

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...