Cuidado con las inundaciones

Las inundaciones hoy por hoy, constituyen una de las catástrofes naturales que mayor número de víctimas producen en el mundo, sólo en el siglo XX, se estima que más de tres millones de personas han muerto debido ellas, lo que equivale a más de la mitad de los fallecidos por desastres naturales en el mundo. La causante principal son las lluvias; sin embargo actualmente es también el efecto climático un punto determinante en cuanto a su desarrollo.

Las inundaciones constituyen una de las catástrofes naturales que mayor número de víctimas producen en el mundo, sólo en el siglo XX, se estima que más de tres millones de personas han muerto debido  ellas, lo que equivale a más de la mitad de los fallecidos por desastres naturales en el mundo.

Siendo las lluvias la causa principal de inundaciones, también se considera al efecto climático como condicionante para ellas; por ejemplo, en primavera se funden las nieves acumuladas durante el invierno en las zonas de alta montaña, incrementando el caudal de los ríos que se alimentan de esta agua, si en esa época coinciden fuertes lluvias, lo cual es muy frecuente, se producen inundaciones. Pero también hay que tener en cuenta que estas son producidas por factores que poco tienen que ver con la naturaleza, es decir, muchas actividades humanas generan condiciones que incrementan las posibilidades que se produzca una inundación.

Las lluvias: causa principal de las inundaciones – imagen obtenida de Wikipedia, autor: Tomasz Sienicki.

Un factor que es poco considerado es el asfaltado de mayores superficies, debido a que para este proceso se requiere impermeabilizar el suelo, el agua no puede ser absorbida por la tierra y facilita el que con gran rapidez, las aguas llenen desproporcionadamente el cause de los ríos, a través de desagües y cunetas. Igualmente, la tala indiscriminada de bosques y los cultivos que desnudan al suelo de su cobertura vegetal, facilitan la erosión, por lo que llegan a los ríos grandes cantidades de materiales en suspensión que agravan los efectos de la inundación.

Si bien las canalizaciones son vistas como una alternativa para paliar los riesgos de inundación en algunos tramos de determinados ríos, estas también los agravan en otros ríos a los que el agua llega mucho más rápidamente. De la misma manera, la ocupación de los cauces por construcciones reduce sus proporciones para evacuar el agua y reduce de la misma manera la capacidad de la llanura de inundación del río. Como consecuencia, las aguas suben a un nivel más alto y desvían mayor cantidad de agua a los siguientes tramos del río, debido a que no ha podido ser embalsada por la llanura de inundación, lo cual termina provocando mayores desbordamientos.

Ante el peligro de una inundación

Al tratarse de un fenómeno que permite tomar una serie de medidas de seguridad, antes, durante y después de ocurrido, es recomendable que sigas una serie de lineamientos. Lo primero es conocer los riesgos de inundación de, área en la que resides, si no lo sabes, comunícate con el organismo de administración de emergencias de tu localidad. Si vives en una zona con riesgo de  inundación, mantente alerta si han habido lluvias fuertes durante varias horas, o lluvia persistente durante varios días. Procura escuchar las emisoras locales de radio o de televisión para recibir información sobre inundaciones. Ten en cuenta que una advertencia de inundación significa que es posible que ocurra una inundación en tu área, y un aviso de inundación significa que una ya está ocurriendo, o está próxima a ocurrir en tu área.

Como las inundaciones tardan varias horas en gestarse, también puedes reducir los daños que estas puedan ocasionar, principalmente manteniendo los artefactos eléctricos a cierta altura. Así mismo, mantén siempre una reserva de agua potable, alimentos y ropa., en un lugar elevado y seguro, lo mismo con tus documentos personales. De ser posible, ten disponible un radio portátil y una lámpara de mano con baterías de repuesto, y un botiquín de primeros auxilios. Si tienes automóvil, guarda siempre una reserva de combustible, especialmente durante la temporada de lluvias.

Si escuchas que los medios de comunicación emiten una advertencia de inundación súbita, debes estar preparado para desalojar tu vivienda al instante. Lo primero es mantener la calma y buscar el terreno cercano que sea más elevado, lejos de ríos, arroyos, riachuelos y desagües de tormentas, recuerda no manejar alrededor de barricadas y si tu automóvil se detiene en aguas que están creciendo rápidamente, abandónalo inmediatamente, pues debes procurar mantenerte lejos del agua, incluso si se trata de aguas poco profundas, pero con corriente veloz, pues suelen tener más fuerza de lo que la mayoría de la gente se imagina. Lo más peligroso que  puedes hacer es tratar de caminar, nadar o manejar a través de dichas aguas rápidas.

Cuando el peligro de una inundación haya pasado, realiza una cuidadosa inspección de tu vivienda, puedes deber en cuenta que existe la posibilidad de un derrumbe. De tener dudas sobre el estado de tu casa, ponte en contacto con las autoridades para que determinen el estado real de tu casa, pues no debes habitarla hasta que estés totalmente seguro que se encuentra en las condiciones adecuadas.

Inundacion en Fort Wayne en 1982 – imagen obtenida de Wikipedia, autor: U.S. Army Corps of Engineers.

Debes procurar mantenerte alejado de las construcciones que presenten riesgo de derrumbe, y evitar caminar por las calles afectadas. Recuerda no encender cerillos o cualquier tipo de flama, y no acciones los apagadores eléctricos hasta estar seguro que no existen daños en las instalaciones, tampoco tomes agua ni alimentos que hayan estado en contacto directo con las aguas desbordadas.

Procura permanecer fuera de las áreas de desastre, pues tu presencia podría entorpecer las acciones de auxilio y rescate, pero si te encuentras en las condiciones de apoyar en el auxilio de las personas, responde inmediatamente a las solicitudes de ayuda de las autoridades. Ten presente que debes usar el teléfono sólo para reportar verdaderas emergencias.

En muchas zonas, las consecuencias de las inundaciones se agravan debido a la presencia de ratas y ratones, por lo que debes mantener ropa y alimentos en contenedores a prueba de ellos, igualmente, alimenta a tus mascotas sólo con el alimento necesario. Elimina todas las sobras de comida, así como cualquier fuente de alimento que pueda atraer a los roedores, y otros productos que puedan servirles de nido.

Limpia las zonas que tengan signos de actividad de roedores, para reducir la probabilidad de exposición a gérmenes y otras enfermedades. Al limpiar, usa siempre un desinfectante y procura no levantar polvo cuando barras los excrementos, la orina o los materiales de los nidos.

Créditos:

Imagen 2: El asfaltado en parte es negativo – imagen obtenida de Wikipedia, autor: Aney.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...