550 millones para un nuevo sarcófago en Chernobil

Veinticinco años después el fantasma de Chernobil sigue planeando sobre Ucrania y sobre los países adyacentes. Nuevos escapes de radiación en el reactor siniestrado hacen necesaria la construcción de un nuevo sarcófago para el que la comunidad internacional ya ha comprometido 550 millones de euros.

Los desastres nucleares  tienen consecuencias que perduran en el tiempo mucho allá de lo deseado. Y una nueva prueba de ello acaba de llegar de la comunidad internacional  que se ha comprometido  aportar 550 millones de euros más (110 millones serán aportados directamente por la Unión Europea) para construir un nuevo sarcófago que cubra el reactor de la central nuclear de Chernobil (Ucrania) que explotó en 1986, emitiendo una radiación que llegó a varios países europeos.

Imagen del reactor de Chernobyl tras el accidente. Imagen: Igor Kostin

La decisión ha sido tomada en una conferencia  celebrada en Kiev con motivo del vigésimo quinto aniversario del peor accidente nuclear ocurrido en la historia mundial. Ucrania esperaba conseguir de los gobiernos y las organizaciones internacionales 740 millones de euros, pero tendrá que conformarse con esta ayuda que , no obstante, no se descarta que se amplíe en un futuro ya que los líderes mundiales se han mostrado comprometidos con la recuperación de la central y dispuestos a colaborar para reforzar el sarcófago que cubre los restos del mayor desastre nuclear que se recuerda.

Y es que, Chernobil tenía que enseñarnos una lección que, después de la catástrofe japonesa, muchos consideran que aún no hemos aprendido. De ahí que el primer ministro ucraniano  Yanukovich haya  señalado que «ni Ucrania ni la comunidad internacional tienen derecho a no buscar respuestas a las preguntas que nos ha planteado Chernobil».

El sarcófago que se pretende construir sobre el reactor número 4 de la central nuclear, que explotó durante un experimento de seguridad fallido, cubrirá el contenedor improvisado por el que ahora está empezando a escaparse la radiación que emiten los cientos de toneladas de materiales radiactivos que hay en su interior.

La nueva estructura  que tendrá una altura de más de cien metros, mantendrá el reactor sellado al menos hasta finales de este siglo, cuando previsiblemente tendrán que volverse a tomar medidas. Durante ese tiempo, se podrá ir desmantelando el contenedor actual y trasladando el material radiactivo a un lugar más seguro. Los fondos ofrecidos en la conferencia también se destinarán a construir almacenes donde depositar los residuos nucleares.

Todavía se desconoce el número de fallecidos por este accidente nuclear que , cuyos efectos sobre la salud de quienes estuvieron expuestos a la radiación en las horas posteriores a la explosión efectos . No obstante, y pese a los intentos iniciales por ocultar la realidad de lo sucedido, a día de hoy nadie duda de que  como ha asegurado Yanukovich  “a consecuencia del accidente, millones de personas han sufrido y miles de ellas han muerto».

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...