3.000 toneladas de pilas recicladas en 2012

Aunque cada vez se utilizan menos, las pilas son un grave problema para el medio ambiente. El año pasado se reciclaron en España más de 3.000 toneladas de pilas.

Aunque 2013 se aproxima a su ecuador, todavía aparecen estudios sobre medio ambiente o reciclaje en 2012. El último acaba de presentarlo la plataforma de gestión de Sistemas Integrados de Gestión Recyclia, y los datos son positivos: el año pasado se recogieron 3.007 toneladas de pilas usadas y otras 15.362 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, un 10% más de los que recogieron en 2011.

Se recuperaron el 36% de las pilas o baterías que se pusieron en circulación en 2012, una cantidad que supera considerablemente el 25% que se tiene que recuperar obligatoriamente, según el Real Decreto de pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos. De esta forma, el índice de recuperación de materiales se sitúa por encima del 77%, en parte gracias al aumento de puntos de recogida de estos productos, que llega a los 34.172 en toda España. Paralelamente a este aumento, la crisis ha hecho que las unidades de pilas y baterías comercializadas este año en España se hayan reducido en media tonelada.

La crisis también ha supuesto una caída del 15% de las ventas de material ofimático y de electrónica en 2012. Pese a ello, Ecofimática, Ecosimelec y Tragamovil, tres de las fundaciones medioambientales que conforman Recyclia, cerraron el año pasado recogiendo un 10% más de aparatos eléctricos y electrónicos. Desde Recyclia explican que «con la retirada de las 15.362 toneladas de equipos usados, las fundaciones han superado en 2012 las 100.000 toneladas de residuos recogidos desde 2001».

Ecopfimática y Ecosimalec afirman haber conseguido un ratio medio de reciclado y recuperación de materiales que llega al 77%, un porcentaje que según Recyclia demuestra «la total trazabilidad y el correcto tratamiento medioambiental del cien por cien de los residuos gestionados, que se envían a plantas especializadas en su reciclaje y en la recuperación de las materias primas».

Aunque los aparatos electrónicos utilizan cada vez menos pilas, estas continúan suponiendo un grave problema a la hora de reciclarlas una vez se han acabado, pese a los contenedores que hay repartidos específicamente para ellas. Las pilas tienen materiales como el zinc, el níquel, el cadmio o el litio, muy contaminantes, que pueden suponer graves problemas de contaminación al entrar en contacto con la tierra o el agua, ya que incluso podrían contaminar la cadena alimentaria.

Por el peligro y las dificultades que representa su reciclado, debemos intentar utilizar la menor posibilidad de pilas en casa, y si lo hacemos utilizar las que sean recargables, menos perjudiciales para el medio ambiente ya que duran más. Si las utilizamos, debemos evitar tirarlas a la basura convencional, sino que debemos hacerlo en los contenedores especiales para pilas.

Fuente: Europa Press

Foto: r0bz

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...