Una más de las Administraciones Tributarias: Los Costos de cumplimiento

¿Sabes realmente en que costos incurres cuando pagas tus tributos?, ¿Cuál es la razón de la informalidad o evasión en que incurren muchos comerciantes?; pues ambas preguntas se resumen a un solo concepto: Costos de Cumplimiento, tal como lo señala el economista Hernando de Soto en su libro “El otro Sendero”, “la causa de la informalidad es el elevado costo de la formalidad”, esto quiere decir que muchas veces los Estados incitan inconcientemente a los contribuyentes a ser informales debido a los elevados costos de cumplimiento tributario; pero a todo esto ¿que son?, ¿para que sirven? y ¿qué representan? estos costos; en primer lugar señalaré que dichos costos son aquellos en los que incurren los componentes activos de un sistema tributario en su conjunto para hacer cumplir y cumplir con las obligaciones tributarias, ellos dependen de la complejidad estructural de dicho sistema y de la variedad de tributos; tienen una relación directa con estas variables: a mayor complejidad mayores costos y viceversa.

Un sistema tributario debe medirse tanto desde la perspectiva de quien lo administra (costos de administración o de recaudación) como de quien debe cumplirlo (costos del contribuyente). El objetivo de una política tributaria debería ser no incrementar (idealmente, reducir o mantener) la suma de ambos costos, llamados costos de cumplimiento operativos del sistema tributario.

Los administradores del sistema son quienes dan la pauta de equilibrio del mismo y determinan el incremento o disminución de estos costos, su regulación, creación o derogación se da a través de instrumentos jurídicos que están constituidos por cualquier disposición legal o administrativa que establezca obligaciones tributarias, las cuales son, en orden de jerarquía: las leyes (o decreto legislativos) que norman sobre tributos; los decretos supremos, como normas reglamentarias de las anteriores, y; las resoluciones de administración tributaria, que establecen las formas, condiciones y características específicas para el cumplimiento de exigencias normadas por ley.

En mi opinión el concepto de costos de cumplimiento esta basado en los dos parámetros anteriores: administración tributaria y contribuyente; sin embargo es este último el más afectado, puesto que por el solo hecho de tener que cumplir con las normas tributarias ya incurre en costos, algunos de estos son costos internos como los generados por la preparación de información para el cumplimiento de obligaciones tributarias (principalmente para declaración y pago de impuestos), contratación de contador o especialista tributario, adquisición de equipo informático y mantenimiento de registros contables; otros sin embargo podrían considerarse externos, tales como el tiempo destinado a hacer colas o realizar consultas.

La administración tributaria por su parte, incurre en costos inherentes a su labor fiscalizadora como resultado de los procesos de registro, cobranza, control, cobro coactivo, reclamos, etc., lo ideal es reducir estos costos ya que al fin y al cabo terminan de alguna manera cargándose a la ya recargada espalda del contribuyente. Para la administración es importante la medición constante a través de indicadores directos como el tiempo que toma cumplir con el pago de impuestos o el número de pagos de impuestos; la carga tributaria de las empresas signada por los porcentajes de impuestos como el de la renta, a las utilidades no distribuidas o la tasa nominal del IVA representan sistemas de medición indirecta.


Características Básicas de estos Costos.

Hay que considerar que estos costos aumentan como resultado del traslado, parcial o total, de una responsabilidad de control o fiscalización de la administración tributaria hacia los contribuyentes; por lo tanto son reasignados en detrimento de la economía del contribuyente. La carga de los costos de cumplimiento recae mucho más sobre las empresas pequeñas (Pymes) que sobre las más grandes, induciendo a que el sistema tributario se perciba como represivo, esto se produce más en los países latinoamericanos donde los porcentajes de aplicación son los mismos para todo tipo de empresa y si se diera el caso de ser escalonados, no difieren mucho uno del otro.

El Caso Peruano.

La SUNAT (Superintendencia Nacional de Administración Tributaria) entidad que representa la Administración Tributaria en el Perú, una de las más organizadas y eficientes de Latinoamérica, y en pleno uso de sus facultades administrativas y fiscalizadoras, ha adoptado una serie de medidas simples que permitirán a la larga la reducción de estos costos de cumplimiento. A través de la simplificación de trámites y procedimientos para el cumplimiento tributario, por ejemplo se evitarán costos relacionados con el uso y manejo del tiempo; por su parte la Administración Tributaria reducirá sus propios costos a través de la aplicación de acciones masivas de control y una fiscalización más segmentada y selectiva (por sectores y tipo de empresa) empleando en forma eficiente los instrumentos y recursos con que cuenta para estas acciones (optimización de recursos).

Asimismo para el 2008 buscará reducir el tiempo promedio de atención de los trámites con mayor demanda a niveles cercanos a 7 minutos, diseñar servicios de «virtualización“ para mejorar los distintos canales de atención, mediante el uso de la planilla electrónica, eliminando costos de colas y espera, esto como ya sabemos es aplicar las técnicas del CRM para los servicios de atención al cliente.

A manera de Conclusión.

A todo esto ¿que pueden hacer los Estados para disminuir estos costos?, la respuesta es sencilla, parte de ella la hemos podido ver en el caso peruano. En primer lugar se deben eliminar impuestos complejos y/o de bajo rendimiento que solo aumentan el pesar y las peripecias del contribuyente; asimismo es necesario consolidar las normas tributarias, evitando crear dispositivos que se contrapongan o incrementen la complejidad de aplicación de otras. En lo relacionado a tecnología es importante la difusión y uso amplio de sistemas informáticos amigables; estos sistemas informáticos, de tanta aplicación hoy en día, deben ser difundidos a cabalidad a través de servicios de “virtualización”, fomentando la tributación y pago a través de Internet, evitando con ello costos relacionados con el uso del tiempo (horas hombre) y generación de costos administrativos (menos formularios por ejemplo).

Una consideración adicional y no menos importante es discriminar los costos de cumplimiento en cuanto a su temporalidad (permanentes, transitorios, de inicio, etc.) y analizar los costos por cada impuesto y por cada tipo de contribuyente (persona natural, persona jurídica, Pyme, gran contribuyente, etc.), estas apreciaciones le permitirá a la Administración Tributaria reconocer la importancia de evaluar y reducir los costos operativos como un elemento indispensable en cualquier reforma tributaria que se desee desarrollar e implementar ya que cualquier discusión respecto a ajustes del sistema tributario debe ir acompañada con una estimación de su impacto sobre dichos costos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...