Suiza aprueba, con un 67,9% de los votos, reducir el salario de sus directivos

Suiza aprueba, con un 67,9% aplastante, la reducción de los salarios de los directivos de las grandes empresas

berna

La capital de Suiza, la idílica Berna

En ocasiones, la mejor manera de solucionar un problema es investigar de qué modo lo han resuelto los demás. Así, podemos tomar ejemplo, en el caso de que hayan salido airosos de la tesitura o, aprender de los errores, en el caso contrario. Ya se sabe que los países nórdicos son buenos precursores de medidas coherentes y falibles para mediar situaciones complicadas. Si bien Islandia reformuló su gobierno por completo, encerrando en prisión a los banqueros y políticos corruptos, hoy Suiza vuelve a darnos otra lección de cómo deben hacerse las cosas.

Este domingo se llevó a cabo en este país un referéndum histórico, propuesto por el senador Thomas Minder, en el que se planteaba a los ciudadanos la necesidad, o no, de limitar los salarios excesivos a los directivos de las grandes empresas. Ante tal importante pregunta- que a los españoles también les gustaría bastante que se la planteasen-, una mayoría aplastante, el 67,9%, ha votado a favor. Nada menos que 1,7 millones de ciudadanos dieron el «sí» rotunda a la medida; y únicamente 762.000 votantes se negaron a la misma.

De este modo, una vez entre en vigor la propuesta, los accionistas, y no los propios directivos- como venía haciéndose hasta ahora-, serán los responsables de decidir sobre las remuneraciones de los altos cargos. Así se evitarán sueldos astronómicos e infinidad de cuentas poco claras, como sucede cuando la economía de una empresa está pensada básicamente para satisfacer a sus dueños y no a sus empleados.

No cabe ninguna duda de que la propuesta Minder, llamada así por el senador- al que también llaman «Robin de los bosques de los pequeños accionistas» y «el nuevo Guillermo Tell«- ha sido todo un éxito. Su triunfo se ha dado pese a las campañas alarmistas llevadas a cabo por la patronal Economiesuisse y los partidos de derechas, que han gastado grandes sumas de dinero en proclamar por todo el país que si la medida se aprobaba, cientos de empresas optarían por marcharse al extranjero.

Pero la «iniciativa contra los salarios abusivos», ha tenido más poder que el miedo difundido porque, al fin y al cabo, el pueblo no es tan tonto como algunos creen. La nueva ley establece que anualmente la asamblea general de accionistas escogerá al presidente del Consejo de Administración y a sus miembros. Al mismo tiempo, prohibirá los «paracaídas rotos», la indemnización que cobraban los miembros de los órganos directivos a su partida, y las primas por contratación. Sin olvidar que los directivos que dejen la empresa no obtendrán remuneración anticipada; tampoco podrán estar vinculados por contrato al consejo o a otra sociedad del grupo.

Foto: dadotres

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...