Netflix y el final de las cuentas compartidas

A Netflix no le importa que compartas la cuenta con personas que viven en tu domicilio, pero sí que la compartas con familia o amigos fuera de casa.

Netflix lo ha hecho. En una maniobra inesperada, eso sí, solo aplicada en determinados lugares, la compañía ha comenzado a “amenazar” con indirectas a los usuarios. Les pregunta si la cuenta con la que están accediendo al servicio es “suya” o si la comparten con otras personas. Y, de una manera muy sutil, les pregunta si quieren registrarse y hacerse su propia suscripción individual. La clave se encuentre en el término: “sutil”. Porque no es precisamente sutil y todo da la sensación de estar demasiado forzado.

A Netflix parece que le ha entrado el gusanillo de conseguir más ingresos. Ya están en lo más alto de la ola y han pensado que, a la vista de que ahora viene la caída en usuarios por el apretón de la competencia, lo que quieren hacer es aumentar los ingresos. ¿Quizá a costa de perder registros? ¿o de ganarlos en realidad?

Tampoco se sabe si esta idea va a salir adelante, porque las impresiones del público han sido tan malas, que más de un directivo de Netflix debe estar frotándose la cabeza pensando qué hacer. Lo que dice Netflix es que, incluso si tienes una cuenta multidispositivo, solo la puedes compartir con personas que vivan en tu misma casa. Eso suena, por decirlo de alguna manera, extraño. Si yo tengo una cuenta para 4 dispositivos que compartir en casa, ¿Qué espera Netflix que hagamos? ¿Qué yo use una cuenta en un dispositivo y, al mismo tiempo, mi esposa esté usando otra en otro? ¿y al mismo tiempo los hijos en otros dos dispositivos distintos? ¿Dónde ha quedado la lógica del entretenimiento familiar?

Lo que tiene lógica, por mucho que le duela a Netflix, es que una cuenta multidispositivo la uses en tu casa, la use tu madre en su casa al mismo tiempo, tu sobrino y un hermano con su familia, por ejemplo. Eso es lo que justifica pagar un servicio que sirve para distintas cuentas y usuarios, en especial en un tiempo en el que hay tantas plataformas de streaming que es imposible seguirlas todas.

Tenemos Amazon Prime, Hulu, HBO Max, Apple, Netflix, Disney Plus y pronto llega Paramount Plus. O empiezan a buscar formas de convivir entre sí, o vamos a tener un futuro en el que algunos de estos servicios de suscripción van a comenzar a morder el polvo. Y no es por nada, pero Netflix, teniendo en cuenta las películas que publica últimamente, nos da la sensación de que se puede convertir en uno de los servicios a los que nos suscribamos solo durante determinados periodos del año (cuando acumulemos varios estrenos que queramos ver luego haciendo una maratón).

Uno de los puntos a favor de mantener la suscripción a servicios de vídeo radicará, si Netflix sigue adelante con su decisión, en saber si permiten o no compartir cuenta. Es lógico. Si en la familia compartimos el gasto de las suscripciones, podemos estar suscritos a cuatro o cinco servicios con facilidad. No es que dividamos la factura en cuatro, sino que cada miembro de la familia paga una de las suscripciones y luego comparten los nombres de usuario. Es la lógica para poder acceder a una oferta de contenidos más variada en un mundo en el que, por mucho que las productoras de streaming lo crean, no tenemos ninguna intención de convertir este gasto en una prioridad.

¿Una buena combinación? Ahora mismo Netflix, por historia y por cantidad de contenidos (que no es lo mismo que calidad), suele estar entre las elecciones de todos los suscriptores. A Netflix se le suma casi obligatoriamente Amazon Prime Video, porque está incluida con la suscripción Prime de Amazon, y quien más y quien menos acaba comprando en la tienda, por lo que compensa hacer la inversión de esta cuenta. Tengamos en cuenta que Amazon comenzó con un catálogo de contenidos de vídeo bastante flojo, pero en un tiempo ha mejorado muchísimo. Ha ganado catálogo y, sobre todo, ha incorporado una gran cantidad de producciones nacionales de las que le gustan al gran público.

A estos dos servicios sumamos Disney Plus, porque es imprescindible si tienes niños, si te gusta Marvel, si te gusta Star Wars y si te gustan las series de animación para adultos. Con la entrada de su sección para adultos, no solo se han sumado decenas de películas de toda la vida, desde la saga Alien hasta Jungla de Cristal, sino que también han metido todas las temporadas de Padre de Familia, American Dad o Futurama, entre otras producciones del género.

¿Cómo cuarta candidata? HBO tenía sentido en la época de Juego de Tronos, pero ahora mismo necesita un serio refuerzo más allá de las películas de DC Comics. Apple no ha aportado nada desde el momento en el que debutó salvo la nueva serie de Charlie Brown y Snoopy, mientras que Paramount Plus sí que podría sorprender cuando se lance.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...