El comercio mundial se enfriará en la recta final del año

Las previsiones de la OMC anticipan un menor crecimiento de la actividad comercial en 2015, que se situará en el 2,8% frente al 3,3% previsto.

comercio

Durante la semana pasada asistimos a la publicación de diferentes previsiones macroeconómicas que dibujan un panorama poco ilusionante para la economía mundial a medio plazo. La desaceleración china compromete la capacidad de compra de uno de los mercados más importantes del mundo, con el consiguiente impacto que ello tiene en otros países de la zona y en Occidente. Uno de los datos más inquietantes es el que hace referencia a la evolución de la actividad comercial de cara al final de año.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) considera que el tráfico comercial se habrá incrementado un 2,8% cuando finalice 2015. La cifra puede parecer positiva pero implica un retroceso importante de medio punto porcentual respecto a la anterior previsión (3,3%). Evidentemente, el gran condicionante de esta corrección a la baja ha sido el empeoramiento de las perspectivas de crecimiento de la economía china, que cada vez más analistas consideran que se situará por debajo de las previsiones oficiales (que ya de por sí despiertan dudas). Sea como sea, habrá un avance interanual.

El año pasado se vivió un repunte del comercio del 2,5%, por lo que, objetivamente, la actividad económica ganará impulso a escala mundial en el presente ejercicio. Eso sí, algunos expertos recomiendan cautela ante las nuevas cifras porque la OMC, al igual que el Fondo Monetario Internacional (FMI), acostumbra a augurar tendencias más positivas de lo que finalmente son. Por consiguiente, quizá lo más sensato sea suponer que este año tendremos una variación final muy similar a la del curso anterior.

De confirmarse los datos anunciados, el comercio mundial habría entrado en una fase de crecimiento discreto tras dos décadas de frenético avance. En este sentido, las economías emergentes ya han pinchado su burbuja y las naciones desarrolladas no tienen demasiado margen para crecer intensamente. Las cifras de dos dígitos que se registraron en los noventa y principios del s. XXI podrían no volver a producirse en virtud del principio de que ningún crecimiento es ilimitado. El abaratamiento de las materias primas es una elocuente señal.

Vía: ElBlogSalmón.

Foto: Oleksiy Mark

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...