Arabia Saudí está perdiendo su ‘feeling’ con Occidente

Los bajos precios del petróleo y las acusaciones sobre la financiación del yihadismo erosionan la capacidad de influir en el mundo del país árabe.

petroleo

Desde la crisis del petróleo de 1973, Arabia Saudí se ha convertido en un actor imprescindible del mercado mundial de la energía. Su capacidad de producción y los bajos costes de esta le han permitido gozar de una gran influencia en la política internacional. Este idilio, sin embargo, podría estar resquebrajándose a raíz de una suma de factores que el régimen de Riad no ha sabido gestionar demasiado bien. Los bajos precios del crudo ya están afectando a su economía y esto podría ser solo el principio.

Los gobiernos occidentales están recibiendo cada vez más presiones para que reduzcan la intensidad de sus vínculos con Arabia Saudí. Entre los motivos esgrimidos destaca, lógicamente, el desplome de los precios del petróleo. La monarquía arábiga ha jugado siempre con esta materia prima para condicionar a sus socios comerciales en un sentido u otro. Sin esta arma de presión, su capacidad diplomática se reduce considerablemente. Por supuesto, las graves acusaciones en materia de financiación terrorista que planean sobre el país árabe han sido el detonante de esta campaña.

Las tesis hasta ahora defendidas casi exclusivamente por Rusia de que Riad ha financiado al Estado Islámico están ganando adeptos en Occidente. Las sospechas sobre cómo ha sido posible que un grupo inexistente hace poco más de dos años detente tenga ahora tanta fuerza militar apuntan directamente a Arabia Saudí (también a Turquía aunque aquí hay menos consenso internacional). Una de las voces más influyentes en plantear esta acusación al gran dominador de la OPEP ha sido Sigmar Gabriel, vicecanciller alemán.

También desde el Reino Unido han arreciado las críticas en los últimos tiempos. El ex líder liberal Lord Ashdown pide investigar a los saudíes, mientras que medios como la BBC o The Observer han publicado duros reportajes y editoriales. Ni que decir tiene que desde Francia también se recibe con sumo recelo cualquier noticia que llega de Próximo Oriente. Estados Unidos, principal aliado de Arabia Saudí, fue precisamente el primer país en marcar distancias al firmar un histórico acuerdo con Irán.

Vía: Actualidad Económica

Foto: Lightspring

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...