Stockpile y el regalo bursátil navideño

Una startup estadounidense da un giro de tuerca a las tarjetas regalo para ofrecer participaciones en bolsa de grandes compañías como Google o Apple.

bolsa

Entre el ‘Black Friday’, Nochebuena y los Reyes Magos, más de uno debe estar deseando que llegue enero y se acabe tan intensa temporada de gastos. Y no se trata solamente del desembolso económico, sino del quebradero de cabeza que muchas veces se tiene a la hora de hacer un regalo. Hace algunos años comenzaron a proliferar las tarjetas regalo en las principales superficies de compras, permitiendo cargar una determinada cantidad para que el destinatario la consumiera en ese establecimiento como prefiriera. Stockpile propone algo parecido.

La startup norteamericana ha impulsado una nueva forma de regalar que combina originalidad, factor sorpresa, apuesta de futuro y posible rentabilidad. El regalo es una tarjeta que alberga participaciones en bolsa. Sí, has leído bien. El comprador se dirige a un centro comercial, solicita esta tarjeta y carga en ella acciones de una determinada compañía por el importe que prefiera entre 1 y 1.000 dólares. Todo vía online. Tan peculiar iniciativa cuenta con dos de las mayores compañías cotizadas disponibles para regalar: Google y Apple.

Desde luego, cuando la mayoría de los usuarios decide hacer un regalo de Apple se están refiriendo a un iPhone o un iPad. A partir de ahora, será posible regalar, literalmente, un pedacito de la empresa más grande del mundo. Por el momento, la inédita tarjeta puede adquirirse únicamente en una serie de superficies norteamericanas: Kmart, OfficeMax, Wegmans y Safeway. Lógicamente, por las características del ‘producto’ la operación de compra está dividida en dos partes: el abono de la cantidad en el establecimiento y la activación de la cuenta por parte del destinatario.

Sea como sea, la idea rompe muchos esquemas sobre el funcionamiento de los mercados de renta variable y abre la puerta a una popularización de los mismos. Los beneficiarios pueden escoger entre mantener sus participaciones, aumentarlas o venderlas, decisiones en las que ya entrará en juego la pericia de cada uno. Eso sí, que se popularice el juego en bolsa requiere también de cierta cultura financiera. No vaya ser que el regalo se torne ruinoso…

Vía: El Mundo.

Foto: Gotzila Freonesedom

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...