Los errores más habituales del inversor en bolsa

Los errores más habituales en bolsa incluyen tomar decisiones no basadas en la situación del mercado, sino en conocimientos o experiencias pasadas.

Invertir en bolsa no es algo que esté exento de riesgos, y es habitual que los inversores, aunque tengan una elevada experiencia en esta práctica, cometan algún error en ocasiones determinadas. De la mano de Deutsche Bank hemos llegado a conocer los errores más habituales del inversor en bolsa, algo que nos puede venir muy bien a fin de evitar entrar en situaciones de riesgo que puedan poner en peligro nuestras inversiones.

Uno de los errores más comunes radica en el cambio que sufren los inversores en el momento en el cual el mercado sube, momento en el cual deciden adoptar una perspectiva más arriesgada de lo habitual. Lo mismo se da en el otro extremo. Cuando los mercados bajan, es un error adoptar un punto de vista más conservador de lo habitual, dado que significa dejar llevarse por impulsos nada beneficiosos.

Otro error común es no revisar la cartera de una forma coherente. Es habitual que los inversores caigan en la trampa de vender las posiciones que les están proporcionando ganancias, como forma de paliar una mala situación y que se mantengan aquellas posiciones que estén provocando pérdidas con la esperanza de que mejoren. La óptica que se debe tener a la hora de gestionar la cartera tiene que estar optimizada a la realidad del mercado.

Comprar teniendo en cuenta solo las rentabilidades que se han producido en el pasado entra en el grupo de los errores frecuentes. No hay que olvidar el lema habitual del mercado de los inversores, basado en tener en cuenta que las rentabilidades pasadas no proporcionan una garantía de que vayamos a obtener rentabilidades en el futuro. Es un error habitual no tener en cuenta información en profundidad de los valores y dejar la decisión de compra solo en rentabilidad pasada.

db

El riesgo que asumen los inversores cuando adquieren a la baja activos que están en perdida se puede convertir en una situación grave en el futuro. No hay nada que asegure que los activos vayan a mejorar en el futuro. Y lo mejor es echar un vistazo a la crisis del puntocom que hubo tiempo atrás en el sector financiero. Las inversiones basadas en impresiones iniciales o en fijaciones personales no contrastadas también son un error, al igual que confiar en la utopía que supone comprar cuando algo sube y vender cando está bajando, una costumbre de riesgo a evitar en la medida de lo posible. En general, es fundamental que tengamos en cuenta que no podemos creernos más listos que el propio mercado y el flujo de este.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...