Un juez condena a Bankia a devolver 45.000 euros a una anciana por actuar con «mala fe»

Bankia abusó de la confianza de una mujer anciana y la “engañó” para que canjeara preferentes por acciones de la entidad

Rodrigo Rato

“Mala fe” y “engaño”. Estas palabras definen, según una sentencia dictada por un juzgado de Valencia, la actuación llevada a cabo por Bankia en el caso de una señora de 86 años a la que se cambiaron preferentes por acciones de la entidad bancaria. Un fallo que da un tirón de orejas a las prácticas desplegadas por el banco y le obliga a reingresar a la afectada 45.015 euros.

La resolución, dictada por el juzgado de Instrucción número 3 de Valencia, no se anda por las ramas y acusa a la entidad de “maquinar” una serie de acciones, valiéndose de sus trabajadores, dirigidas a “engañar” a esta clienta para materializar la operación de cambio de un producto bancario a otro.

El proceso se remonta al año 1993 cuando la afectada decidió depositar su dinero en lo que en aquel momento era Caja Sagunto, en la actualidad Bankia, confiando sus ahorros al personal de la caja. Un paso que desencadenó una serie de movimientos y de firmas motivadas por los trabajadores de la entidad que han acabado con la presentación de una denuncia y la actual sentencia judicial.

Y es que, el magistrado advierte en su sentencia de que el banco ejerció “un abuso de confianza” sobre esta clienta. Unas prácticas dolosas que dejan su huella tanto en la firma de documentos a los que se expuso a la señora como en la correspondencia en la que se le informaba del paso de preferentes a los valores del banco. Unas cartas en las que el juez entiende que sólo indicaban los aspectos beneficiosos de la operación y se suprimían, por contra, las referencias a los riesgos que entrañaba el canje.

La sentencia da, igualmente, un portazo a las argumentaciones expuestas por Bankia en las que se insiste en que la afectada podría haber chequeado la operación y este tipo de detalles a través de Internet. Una indicación que el juez entiende pero que cuestiona, ya que en este caso se trataba de una señora de 86 años, con mayores dificultades para realizar esas comprobaciones a través de la red.

Con todas estas reflexiones, el juzgado ha obligado a Bankia a decretar la nulidad de los diferentes contratos, obligando a la entidad a devolver a esta clienta la citada cantidad de 45.015 euros.

Fuente: La Vanguardia

Foto: ecemaml

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...