¿Se avecina una nueva oleada de fusiones en la banca española?

S&P augura que en 2016 podríamos asistir a nuevas fusiones en el sector bancario con objeto de elevar las rentabilidades operativas de estas entidades ‘pequeñas’.

banca

Entre 2009 y 2012, el mapa de la banca española experimentó una concentración histórica. Las antiguas cajas pasaron a mejor vida y práctica totalidad de ellas pasaron a agruparse en grandes grupos bancarios que prometían competir de tú a tú con los colosos del sector (Santander y BBVA). El desenlace del proceso no fue tan feliz como se presuponía y la mayoría de nuevos bancos debieron ser rescatados a consecuencia de los desmanes cometidos por los gestores de las cajas. Aparentemente, aquí se cerraban las fusiones.

Tres años después del momento más crítico de la crisis en España, Standard&Poor’s (S&P) considera que se está preparando un nuevo periodo de fusiones bancarias en nuestro país. A diferencia de lo ocurrido en la primera oleada, en este caso el proceso correspondería a entidades de pequeño tamaño y que, en su gran mayoría, ya son bancos. De hecho, el objetivo último de las posibles fusiones sería la concentración de activos y carteras comerciales con vistas a ganar en eficiencia y competir con más éxito contra los ‘grandes’.

Con todo, también existen motivaciones menos claras pero que pueden ser las que realmente decidan el proceso. De acuerdo con las normas dispuestas por el Banco Central Europeo (BCE) tras los últimos test de estrés, los bancos deben acercarse a una rentabilidad operativa del 10%, cifra que no alcanzaba ninguna entidad española cuando se realizaron los test. Es más, S&P considera, a través de su responsable de entidades financieras, la española Elena Iparraguirre, que la rentabilidad aumentará en 2016 pero se quedará en el 6,6%.

Sobre las entidades que tomarían parte de esta segunda fase de fusiones, Iparraguirre apunta indirectamente a Bankinter, Kutxabank, Unicaja, BMN o Liberbank, esto es, a los bancos que conforman el tercer escalón de la banca española. Dichas entidades habrían entendido que los objetivos de rentabilidad exigidos solo pueden alcanzarse con mayores volúmenes de negocio. Ante la dificultad de ganar mercado en la actual coyuntura, las fusiones parecen, efectivamente, una salida razonable. La patente mejoría de sus balances desde 2012 avalaría el proceso.

Vía: Expansión.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...