Santander coloca sus preferentes en tiempo récord

Santander coloca canjea casi la totalidad de sus participaciones preferentes en acciones de la entidad. Queda en el aire cuál será la estrategia a seguir por las entidades intervenidas, como Unnim o Banco de Valencia.

Las preferentes no están en su mejor momento. Lo saben mejor que nadie los clientes que habían solicitado este tipo de participaciones de la CAM, quienes han visto como han perdido valor a medida que la entidad iba desvelando sus resultados negativos, o los poseedores de los títulos de Unnim, a la espera de que el Fondo de Regulación Ordenada Bancaria dictamine quién es el mejor postor para su venta. Mejor suerte ha tenido Santander, que ha colocado el 98,88 por ciento de las participaciones preferentes por acciones de la entidad, según ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado.

El sí de los accionistas supone la colocación de nada menos que 341,8 millones de acciones por parte del banco, que serán las que los inversores reciban a cambio. En total, los nuevos títulos representan un 3,84 por ciento del capital del banco tras la ampliación, y permitirán a la entidad la mejora de 34 puntos básicos de su core capital, una operación que le será de gran utilidad de cara las más que posibles nuevas pruebas de estrés que efectuará el Banco Central Europeo.

Sucursal del Banco Santander en Brasil

Las participaciones preferentes están por delante del accionista común en caso de quiebra, aunque por detrás de los acreedores. La idea tuvo bastante éxito durante años entre inversores minoristas, con el gancho de un elevado cupón, aunque ahora vive sus momentos más críticos. Las entidades grandes las están canjeando por el 100 por cien de su valor nominal, pero todavía está por ver con los bancos y cajas en el punto de mira, aquellas rescatadas por el Gobierno en proceso de venta, como es el caso de Banco de Valencia o Unnim. Según datos públicos facilitados por la plataforma AIAF, la entidad catalana tiene registrados 247 millones de euros en emisiones preferentes, cuyo pago de cupones está condicionado a que la entidad registre ‘beneficios suficientes’. Teniendo en cuenta que el grupo está pendiente de subasta, los suscriptores han visto como las remuneraciones prometidas nunca llegan.

En este sentido, la CNMV ha ordenado al sector que informe a los clientes sobre cuál es el ‘valor razonable’ de dichos productos, los cuales pueden llegar a cotizar en el mercado secundario con una pérdida de valor incluso superior al 50 por ciento del nominal. La práctica más habitual, la llevada a cabo por el Santander, es deshacerse del producto canjeándolo por acciones de la propia entidad. Y parece que dicho método está haciendo mella entre los accionistas, temerosos de que el valor invertido se esfume como la nieve de primavera. Tanto Caixabank como el BBVA ha colocado con éxito todos sus preferentes, y se espera que otras entidades sigan la misma senda incluso antes de que acabe el año.

Foto: João Paulo Chagasen Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...