¿Qué ocurre si usas un VPN para conectarte a tu banco?

Si te conectas a tu cuenta bancaria online utilizando un servidor VPN, posiblemente tendrás más de un problema.

Más de una vez te hemos hablado de las ventajas que tiene el uso de servicios VPN. Son la mejor forma de no dejar rastro y de “esconderte” de quienes te pueden controlar en la red. Y aunque normalmente hablamos maravillas de este tipo de servicios, porque, por ejemplo, son la mejor manera de poder ver servicios de streaming distintos a los que hay en España, también hay que ser realistas y hablar de aquellas situaciones en las que su uso pueda estar no recomendado. Por ejemplo, para conectarse a la cuenta de tu banco online.

¿Qué ocurre si uso el VPN con el banco?

¡Catástrofe! Va a ser una auténtica pesadilla, te lo aseguramos. A nosotros nos ha ocurrido y ha sido la peor manera de aprender qué es lo que nunca se debe hacer con una VPN. Recuerda que, al activar este servicio, lo que estás haciendo es redirigir tu conexión a través de un servidor externo. Tu conexión rebota hacia ese servidor y continúa su camino hasta llegar a donde quieres entrar. Cuando el banco recibe tu conexión, lo que hace es identificarla por medio del rastro que dejas conectado a la VPN. ¿Qué servidor has elegido para conectarte y qué crees que pensará tu banco de esa conexión que ha quedado registrada? Posiblemente nada bueno.

Es decir, puedes haber decidido redirigir tu conexión por los servidores de Italia, para que parezca que estás conectado desde Roma. Puede haber mil razones. Quizá trabajando necesites que Google te muestre resultados geoposicionados de Italia y hayas dejado el VPN conectado para mayor comodidad. O es posible que estés viendo una película en Netflix Italia y que, en algún momento, te conectes a tu banco. Puede haber mil tipos de situación distintas.

El problema es que, como te indicamos, el banco asumirá la conexión que has hecho tal y como la puedes imaginar: pensará que estás en Italia. ¿Y qué ocurrirá si mañana vuelves a conectarte sin VPN? Tu dirección quedaría registrada desde España. Hasta ahí, es algo que es posible que ocurra. Quizá fuiste de viaje a Italia y ya has vuelto. Nada preocupante. Pero dos días después tienes la VPN configurada desde India, China, Reino Unido o cualquier otro lugar. Y ahí las alarmas del banco se van encendiendo. Lo que está detectando tu entidad bancaria es que se están haciendo muchas conexiones y que le está dando la sensación de que hay motivos para sospechar.

Es lógico. ¿Te gustaría que tu banco no sospechase si alguien se fuera conectando a tu cuenta desde otros países? No hablaría demasiado bien del banco, ¿verdad? La realidad es que nos gusta que nuestro banco nos proporcione la máxima seguridad y que proteja nuestros ahorros. Así que lo mínimo que podemos pedirle al banco es que se preocupe si comienza a detectar una actividad extraña en el acceso que se está realizando a nuestra cuenta bancaria.

Lo que hará el banco será bloquear tu cuenta. Antes o después, si te conectas con VPN y sueles cambiar el país desde el que accedes, asume que te bloquearán el acceso. Eso llegará sí o sí. Es parte de los sistemas de seguridad de los bancos. Bloquearán tu cuenta, recibirás un mensaje informándote de ello y tendrás que contactar telefónicamente con tu banco para que lleven a cabo el desbloqueo de la cuenta. Este bloqueo se aplicará tanto al acceso web como al uso de tus tarjetas de crédito. Es decir, tu cuenta quedará totalmente bloqueada.

Es tal el bloqueo que se produce de una cuenta que ni siquiera podrías recibir ingresos en la misma durante el tiempo que durase el incidente. Y te podemos asegurar que todo el proceso de identificación para que la cuenta vuelva a tus manos puede llegar a ser una auténtica pesadilla, una de esas que te dejan con ganas de no volver a conectar el servicio VPN.

¿Puede ser también un problema de seguridad?

La base de una conexión VPN es que te proporciona anonimato y protección. Pero, no hay servicio de VPN que sea totalmente seguro. Como todo, siempre existe la posibilidad de que algún grupo de hackers ataque con toda la artillería y que comprometa la información que estás emitiendo. Al conectarte a un servidor VPN, estás llevando los datos de identificación de tu banco hacia ese servidor en cuestión. Es decir, creas una conexión en tres pasos: tu ordenador – el servidor VPN – el banco. Si usas solo tu conexión, te ahorras un paso, un rebote en el cual tu información se estaría comprometiendo.

Tu banco tiene unas medidas de seguridad muy sólidas, así que puedes confiar en él. Si evitas la conexión VPN, estás reduciendo la proporción de riesgo. Así que, si bien un servidor VPN es ideal para muchas cosas, no lo recomendamos como forma de conectarte a tu banco. Recuérdalo, desconecta el VPN y te evitarás muchos dolores de cabeza.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...