¿Por qué manipular el tipo de interés?

Barclays se suponía una de las entidades más claras y fiables del sistema financiero mundial. Sin embargo, el reciente escándalo sobre la manipulación del tipo de interés para sacar beneficio propio le ha puesto en un serio apuro. La polémica se ha extendido hasta el Banco de Inglaterra, pues le se acusa directamente de promover dicha manipulación para evitar un colapso en la financiación de las entidades británicas. El sistema capitalista está en plena descomposición.

Barclays es una de las entidades bancarias más potentes del mundo. A muchos les sonaba porque patrocina la Premier League, principal competición de fútbol por equipos en Inglaterra. A otros, simplemente, por ver sucursales de dicho banco en las calles de su ciudad. Pero ahora nos suena a todos: últimamente, los medios de comunicación se han empeñado en que la compañía sea ampliamente famosa en España por sus usos fraudulentos de la tasa de interés. Fundada en el siglo XVII, Barclays, con sede en Londres, opera en todo el mundo (desde Europa hasta Oceanía pasando por América, Asia y África), por lo que el escándalo que le acompaña no debe pasar desapercibido. Aquí le vamos a contar, más o menos, en qué consiste el engaño.

Barclays, en el punto de mira

En una de sus comparecencias públicas, Robert Diamond, ex consejero delegado del banco, venía a decir que los bancos no tenían la culpa de la crisis y que ya era hora de dejar de estigmatizarlos. La culpa, según su opinión, era de los medios de comunicación que contaminaban todo aquello a lo que hacían referencia. ¡Qué confundido estaba este señor! Creía que echando balones fuera nunca le iban a pillar, pero se equivocó. El caso es que existen pruebas sólidas sobre una manipulación por parte de Barclays del tipo de interés interbancario fijado en Londres (Libor) para utilizarlo en su propio beneficio. ¿Y por qué este empeño en querer cambiar el interés? Pues por una razón muy sencilla: porque cuando el banco necesita dinero y quiere que se lo presenten, le conviene que el tipo de interés sea bajo, para así pagar menos por el crédito; sin embargo, si quiere actuar como prestamista, le interesa que el tipo de interés sea elevado, de manera que así le pueda sacar más dinero del que ha prestado. Puro negocio.

El caso ha saltado a la opinión pública, sobre todo, por la acusación de Robert Diamond, que tras el escándalo se ha visto obligado a dimitir, hacia el Banco de Inglaterra por instarle a realizar tales prácticas deplorables. Según el ex consejero de Barclays, el Banco de Inglaterra no veía con buenos ojos que la entidad mantuviese los índices elevados, pues de esta manera dificultaba mucho su financiación, lo que podría derivar en un caso parecido al de Lehman Brothers, que acabó quebrando por la concesión de créditos que sabían que no podían ser devueltos. El problema de los bancos, parece ser, no es exclusivo de España.

Foto: dominicspics

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...