Los bancos rescatarán las autopistas deficitarias

Fomento tiene listo un nuevo plan para rescatar a las autopistas fruto de la burbuja inmobiliaria que ahora son deficitarias. La banca será la encargada de rescatarlas, y el Estado se quedará con sus acciones.

En plena época de vacas gordas, con el precio del suelo por las nubes, el Gobierno concedió permisos para la construcción de una decena de autopistas que deberían servir para reducir el tráfico de las autovías que transcurren prácticamente paralelas a ellas. Pero los conductores prefirieron las carreteras gratuitas a las autopistas de pago, que nunca alcanzaron el tráfico que se esperaba. Llegó la crisis, el tráfico disminuyó y las autopistas de la era del ladrillo, construidas con los pertinentes sobrecostes, continuaban siendo un agujero negro para sus titulares.

Hoy nos encontramos con que seis de ellas están en concurso de acreedores (las radiales de Madrid R-3, R-4 y R-5 y las que unen la capital con Toledo, Cartagena con Vera y la que va de Ocaña a La Roda, en Castilla-La Mancha), y el resto atraviesan una situación más que delicada. El plan que ha trazado el ministerio de Fomento para solucionar el problema pasa por la constitución de una sociedad con capital público que asuma estas autopistas deficitarias.

Concretamente, la idea de Fomento es que una sociedad dependiente de la Sociedad Estatal de Infraestructuras Terrestres, creada para la ocasión con un capital íntegramente público, se quede con todas las acciones de estas autopistas deficitarias. La sociedad se quedaría con toda la deuda de estas carreteras, aunque no pagaría nada para hacerse con las acciones. Paralelamente, los bancos españoles -a los que las autopistas ya les deben 2.300 millones- comprarían los 1.200 millones de deuda que las autopistas tienen con entidades extranjeras.

Así, la banca pasaría a controlar los 3.500 millones de euros de pasivo que tienen las autopistas. Aunque el proyecto todavía está en una fase inicial, las entidades bancarias ya se habrían comprometido a rescatar las autopistas con 1.200 millones de euros para hacer frente a las expropiaciones. La financiación tendría unos intereses del 3% y se amortizaría en un único plazo a 30 años. Fuentes del sector añadieron que el déficit público no se resentiría de ello, porque la nueva sociedad generaría ingresos mediante los peajes y la Administración solo se quedaría con las acciones de las concesionarias y no loas rescataría.

Este es el tercer intento del Gobierno de ayudar a las autopistas deficitarias, después de no hacer efectivos ni la concesión de préstamos participativos ni las cuentas de compensación. Relacionado con esto, Hacienda ha paralizado el debate sobre los peajes en las autovías públicas. Eso si, se trata de una paralización temporal, como mínimo hasta 2014, porque aunque la idea gusta mucho entre el Gobierno y Fomento, Hacienda cree que frenaría la recuperación económica después de haber subido el IVA y el IRPF.

Fuente: Cuatro

Foto: M.Peinado

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...