Los bancos deberán desprenderse de parte de su cartera de bonos tras los test de estrés

Los test de estrés a la banca española constatarán la elevada exposición de las entidades a la deuda pública, teniendo que afrontar quitas.

euros

La proximidad del próximo test de estrés a la banca española (y por extensión, a la del resto de la Unión Europea) propicia que las distintas entidades ultimen su puesta a punto para tan trascendente examen. No obstante, la gran mayoría de bancos se muestran bastante confiados en sus posibilidades, convencidos como están de haber realizado una intensa labor de saneamiento entre 2012 y 2014. Con todo, existe un elemento que dan por descontado que les acarreará problemas: el gran volumen de deuda soberana.

Dado que se trata de examinar cuál sería la respuesta de la entidad en cuestión ante un empeoramiento significativo del contexto macroeconómico, la elevada cantidad de bonos y letras del Estado que atesoran algunas de ellas puede ser un lastre importante. No en vano, si al cierre de esta edición el bono español a diez años cotizaba al 2,95%, un interés marginal bastante módico, los escenarios más pesimistas elevarían su rentabilidad hasta el 5,6%. Es por ello que las entidades deberán reducir su exposición a la deuda pública en el futuro.

La situación de cada banco es distinta, aunque todos ellos se han dejado llevar en mayor o menor medida por el atractivo de hacer caja en una partida supuestamente segura como es la deuda soberana. BBVA por ejemplo cuenta en cartera con más de 36.000 millones de euros en bonos, de los cuales 30.000 millones están calificados como «activos para su venta». Algo menos expuesto está el Santander, que aun así acumula más de 25.000 millones de euros en este apartado.

En honor a la verdad, algunas entidades llevan tiempo queriendo desprenderse de parte de la deuda acumulada, a pesar de lo cual se da por sentado que deberán acometer algún tipo de quita. Distintas fuentes coinciden en que, si la banca tienen en venta el 66% de su deuda y mantiene «en negociación» otro 25%, la quita será por tanto del 91%. El BCE deberá vigilar que todo el volumen de deuda pública que salga a la venta no se devalúe en exceso.

Vía: Cinco Días

Foto: Images_of_money

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...