Los bancos confirman los malos augurios y podrían acometer nuevos ajustes

La banca española se prepara para suprimir más sucursales durante los próximos años para compensar la caída de los intereses de hipotecas y nuevos créditos.

bancos

Desde finales de 2014, diarios especializados como el Wall Street Journal, agencias como Bloomberg y distintos medios independientes han advertido sistemáticamente de los problemas a los que debe enfrentarse la banca europea. Bien por el contexto relativamente adverso, bien por sus propios errores de gestión, gran parte de las entidades del viejo continente están obligadas a tomar medidas para evitar males mayores. Por ello, los planes de viabilidad de algunas de ellas dibujan un escenario similar al de 2012 y 2013, con cierres de sucursales y ajustes de plantilla.

Blanco de todas las iras, la banca europea se vio obligada a purgar sus pecados con reducciones de personal que, en algunos casos, fueron especialmente notables. Hablamos por ejemplo de entidades intervenidas como Bankia o CatalunyaBanc amén de bancos más solventes como el Popular. No en vano, la banca española fue una de las que mayores esfuerzos tuvo que hacer para recuperar credibilidad entre los inversores. 12.707 sucursales han sido cerradas desde 2008, casi un tercio del total existente antes del inicio de la Gran Recesión.

Ahora, los peores augurios hablan del cierre de unas tres mil oficinas en toda España. El propio Banco Central Europeo (BCE) estaría recomendando estas medidas como forma de corregir los desequilibrios en los balances a consecuencia del abaratamiento de las hipotecas y de los créditos en general. El Banco de España también es consciente de esta debilidad aunque espera que los nuevos ajustes se realicen de manera ordenada y ocasionando los menores daños posibles en materia de empleo. Lógicamente, las oficinas de las poblaciones pequeñas parten como víctimas propiciatorias.

Los despidos del sector entre 2008 y 2013 alcanzaron al 21% de los empleados, lo que en términos absolutos supuso la salida de más de 60.000 profesionales. Por supuesto, estas cifras ponen de manifiesto lo sobredimensionados que estaban los planteles antes del crac de 2008. Como noticia positiva, los esfuerzos realizados hasta la fecha han permitido elevar la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) hasta el 5,88% desde el 4,6% en que se encontraba en 2013.

Vía: Cinco Días

Foto: geralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...