Los bancos cierran el grifo del crédito

Los bancos cierran filas y aplican el cerrojazo al crédito. Las entidades financieras duplican el tipo de interés exigido o disparan el mínimo.

Se acabaron los tipos bajos. Se acabó esperar que el descenso de los tipos de interés arrastre el Euribor y fomente la compra de pisos, insuflado por las ventajas fiscales a la compra de vivienda y la exponencial bajada de precios que arrastra el sector inmobiliario. Las entidades financieras, ahogadas por sus propios procesos de recapitalización, han cerrado a cal y canto el grifo del crédito aumentando los tipos de interés hasta dos puntos más que el índice hipotecario o disparando el suelo (la cantidad mínima a pagar por el deudor) para contrarrestar los tipos bajos.

La banca gana. Gana cuando los tipos son altos, pues se asegura que las cuotas de sus préstamos no se infravalorarán. Gana cuando los tipos son bajos, subiendo el suelo hipotecario para guardarse las espaldas. Y gana cuando el cliente no puede pagar el préstamo hipotecario, pues en ausencia de cláusula de dación en pago, puede adjudicarse el inmueble por menos de la mitad del precio de tasación y venderlo de nuevo en el mercado, eso sí, sin perdonar la diferencia de la deuda.

Sede del Banc Sabadell

De nada ha servido el maná de liquidez anunciado hace unos meses por el Banco Central Europeo en manos de su nuevo presidente, Mario Draghi. La bajada sustancial del precio del dinero en Europa apenas se notó en el Euribor, que sufrió una tímida rebaja pero no cayó por debajo del 2 por ciento. Quienes tengan que renovar su hipoteca a principios de año deberán afrontar una situación algo insólita. Aunque el precio del dinero ha bajado medio punto desde el mes de julio, deberán abonar un incremento medio de unos 20 euros mensuales. Quienes, al contrario, se hayan animado a comprar una vivienda, motivados por la bajada de precios y los incentivos fiscales, deberán afrontar un interés medio hasta dos veces superior al estipulado hace solo un año.

El ladrillo pesa, y mucho. La incipiente reforma financiera del Gobierno de España caerá como un jarro de agua fría sobre las entidades, que intentan contrarreloj sanear sus balances y dotarse de provisiones. Con esta coyuntura, los diferenciales del interés exigido por los bancos se ha disparado. En los últimos seis meses, varias hipotecas han retocado sus condiciones, como la Hipoteca bonificada del Sabadell Atlántico, que ha pasado del 3, al 3,75 de interés, o la Hipoteca de Activo Bank, cuyo suelo se ha duplicado, desde el 1,50 hasta el 3 por ciento. Y es que parece que nunca es un buen momento para la compra.

Foto: Lofor, en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...