Lecturas sobre la nacionalización de Bankia

Varios días después del cambio de rumbo en Bankia, ya se pueden extraer las primeras lecturas sobre las consecuencias que tendrá la salida de Rodrigo Rato. El gobierno se puso en marcha para nacionalizar el 100% del Banco Financiero y de Ahorros (BFA) y lograr un alto porcentaje en el accionariado de su filial, Bankia (45%). El rescate es evidente y las malas prácticas se han puesto en evidencia.

Varios días después del cambio de rumbo en Bankia, ya se pueden extraer las primeras lecturas sobre las consecuencias que tendrá la salida de Rodrigo Rato. Muchos periódicos apuntaban la jornada posterior a la noticia que el gobierno había nacionalizado el banco del Partido Popular. Lo cierto es que el riesgo de quiebra de Bankia fue un serio toque de atención a las (malas) prácticas llevadas a cabo por nuestro sistema financiero. La gran cantidad de activos tóxicos procedentes del ladrillo que acumulaba la entidad financiera, ahora dirigida por José Ignacio Goirigolzarri, empujó al gobierno a mover ficha. Desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya alertaban del grave peligro que corría Bankia y los últimos golpes recibidos, en forma de subida de la prima de riesgo, decantaron la balanza.

En evidencia las malas prácticas de Bankia

De esta manera, el gobierno se puso en marcha para nacionalizar el 100% del Banco Financiero y de Ahorros (BFA) y lograr un alto porcentaje en el accionariado de su filial, Bankia (45%). El rescate es evidente y las malas prácticas se han puesto en evidencia. En este contexto es donde surge el problema con el contexto financiero español. Por una parte, la sociedad catalana, representada por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha visto un claro agravio comparativo en el rescate de la que fuera Caja Madrid. Y es que el líder del CiU duda mucho de que el gobierno tomara la misma medida en caso de que la entidad que pasara por problemas fuera Caixabank.

Ante esta situación, los inversores tampoco se han quedado de brazos y cruzados y han expresado su malestar en forma de retirada de capitales. El Ibex 35 rozó una nueva jornada negra, con una nueva caída (esta vez, del 3%) y la prima de riesgo subió hasta niveles que pocos creían posible con el Partido Popular al frente. El diferencial del bono español con respecto al alemán superó los 450 puntos básicos, quedando a tan sólo 50 de la barrera psicológica de los 500. Recordemos que llegados a este punto, el rescate de la economía española estaría a tan solo un paso por parte de la Unión Europea. Sin duda, un desastre como ese dejaría KO al Partido Popular, que se ha puesto como única meta en este primer año de mandato acabar de ser un lastre para la Comunidad Europea. Además, las sospechas de un trato de favor hacia Bankia empieza a escamar en el resto del sector.

Foto: brocco_lee

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...