Las entidades que no serán rescatadas

El hecho de ser rescatado es, sin lugar a dudas, un síntoma de que las cosas no van bien. Entidades como Banco Santander, BBVA, Banco Popular y Banco Sabadell han decidido no hacer uso de las ayudas europeas con el fin de no perder inversores, ya que estos verían en el rescate un signo de debilidad. No pueden decir lo mismo entidades como Bankia, que de no ser rescatada, se vería obligada a desaparecer.

El hecho de ser rescatado es, sin lugar a dudas, un síntoma de que las cosas no van bien. Es, quizás, por este motivo por el que varias entidades financieras españolas han decidido no hacer uso de la ayuda económica que les brinda Europa y han preferido salir de la crisis por sus propios medios. Digamos que cada entidad ha tenido su estrategia en función de la situación en la que se encontraban. Mientras que Bankia y otras compañías como Catalunya Caixa no han tenido más remedio que aceptar el rescate, pues de lo contrario podrían llegar a desaparecer; otras han sido más cautas y han pensado que un rescate podría ser contraproducente para seguir atrayendo inversores. Este es el caso de cuatro entidades que a continuación analizaré: Banco Santander, BBVA, Banco Popular y Banco Sabadell.

El Santander no será rescatado.

En primer lugar, el Banco Santander es una entidad cuyos principales negocios se encuentran en América Latina, zona que actualmente goza de una buena salud económica. Aunque su beneficio neto ha bajado en el último curso, es el banco que más a salvo está de la crisis financiera en España. Hay quien dice, incluso, que antes que caiga el Banco Santander, España tendría que desaparecer. En segundo lugar, situamos al BBVA, uno de los tres grandes de España, junto con la entidad dirigida por Emilio Botín y Caixabank. Aunque el BBVA posee menos clientes que el anterior, es la entidad que mejores notas saca de cara a las agencias de calificación. Digamos que es el alumno aplicado de la clase, el que mejor hace los deberes y del que menos se puede dudar. No obstante, Fitch rebajó su nota hace unos días por culpa del anuncio del rescate.

En tercer lugar, tenemos al Banco Popular, de menor calibre que los dos anteriores, pero con un volumen de negocio importante. Es el quinto banco en activos financieros y las agencias de calificación suelen puntuarle positivamente. De hecho, es una de las entidades con menos activos tóxicos derivados del negocio del ladrillo. Por último y en cuarto lugar, hay que hacer mención del Banco Sabadell, una compañía bastante pequeña, si la comparamos con las otras, pero cuyo buen hacer está haciendo que la crisis financiera apenas le afecte. Tiene buenos números de beneficio, su actitud en Bolsa es buena y ante las agencias de calificación no da la nota. Únicamente la absorción de la CAM hizo que aumentara su morosidad. Quizás éste sea su punto más negro.

Foto: _miki

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...