Las agencias de calificación, a debate

El G-20 quiere disminuir la dependencia de las agencias de calificación

Estadísticas

El G-20 quiere disminuir su enorme influencia

Hace tan solo un par de días, resumimos por encima los términos más utilizados por la crisis. De entre éstos no podían faltar las agencias de calificación, cuya fuerza crece sin parar.

Tal y como explicábamos, éstas miden los riesgos de que una empresa o país efectúe impagos, a través de su solvencia económica. Lo que significa analizar en profundidad todas su economía. Sus resultados corren como la pólvora a nivel mundial y su influencia es tan grandes que provocan subidas y bajadas en la bolsa. Siendo un referente muy importante a tener en cuenta a la hora de plantearse una inversión.

Pues bien, «cazador cazado». Este lunes, banqueros, financieros y miembros de diversos gobiernos se van a reunir para tratar de buscar soluciones a la dependencia pública y privada de estas agencias crediticias.

Según parece, su fiabilidad no resulta del todo tan exacta como pensábamos, y han incurrido en graves errores desde el principio de la crisis: dieron la mejor nota posible a los productos financieros del estafador Bernard Madoff y de algunos bonos de Lehman Brothers hasta poco antes de hundirse, entre otras destacadas pifias.

Así pues, es hora de verificar su verdadera importancia, tomando como principales agencias de calificación a nivel mundial a Moody’s, Standart & Poor’s y Fitch. Y los encargados de ello serán los miembros del Consejo de estabilidad Financiera, entidad creada por el G-20, quienes impulsarán una hoja de ruta para reducir la dependencia de estas calificaciones de crédito.

Precisamente el G-20 lleva años con esta intención, y es ahora cuando se ha puesto muy serio con ello. Está dispuesto a realizar un inventario de reformas y cambios regulatorios para disminuir la presencia de estas estadísticas como requisitos a mediados de 2013, así como a impulsar métodos de análisis a lo largo de 2014. Todo ello previendo que los cambios entren en vigor a partir de 2015.

Para poder llevar a cabo tales cambios, primero se deberán revisar todas las normativas, identificando las exigencias relativas sobre las agencias. Lo que significa evaluar los requisitos que se le piden a Estados, bancos y compañías para avalar su salud financiera, reduciendo el número de los que dependen del veredicto de estas firmas de «rating».

Consecuentemente, será necesario el trabajo con las autoridades para solicitar a los bancos que refuercen sus análisis de riesgos, sustituyendo la dependencia automáticas de las calificaciones de las agencias.

Foto: juanjaen

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...