La banca española depende demasiado del BCE

EL BCE prestó el 30% del crédito sacado a subasta a los bancos españoles. Este excesivo endeudamiento de la banca nacional puede ser muy perjudicial si se tiene en cuenta que el año 2012 será mucho peor que el 2011. Además, la falta de liquidez se puede solucionar a corto plazo mediante préstamos, pero el problema real sigue existiendo. En diciembre, los bancos españoles recibieron 118.900 millones de euros, por los 98.000 millones del mes de noviembre. El salto parece bastante importante.

La banca española comienza a meterse en problemas serios. Su excesiva dependencia de los organismos europeos pueden ser un grave obstáculo para su recuperación definitiva. El Banco de España el viernes 13 de enero los datos relativos al mes de diciembre en cuanto a préstamos europeos se refiere. Las cifras publicadas son más preocupantes que otra cosa, pues evidencian la falta de liquidez que posee el sistema financiero español y porque muestran con toda claridad que éste sobrevive gracias a las ayudas prestadas desde Bruselas. Sin ellas, la crisis económica sería una verdadera hecatombe.

Los bancos españoles dependen excesivamente del BCE

En el pasado mes de diciembre, el 30% de los préstamos que realizó el Banco Central Europeo (BCE) fueron destinados a bancas españolas. Parece demasiado que un tercio de los fondos europeos vayan a parar al sistema bancario de un único país, más aún cuando este es considerado como una de las economías débiles de la zona euro, pero no una economía de rescate. La media de los préstamos se incrementó en más de un 20% en el último mes del 2011 y llegó hasta los 118.900 millones de euros, que distan bastante de los 98.000 millones del mes de noviembre. Según algunos expertos, la explicación de este salto puede deberse a la escasa liquidez que posee la economía española y que fue agravada por la desconfianza que poseen los mercados en cuanto a la solvencia del país.

La subasta de liquidez promocionada por el BCE fue muy bien recibida en España, que vieron una oportunidad para sanear de manera momentánea las cuentas. Sin embargo, el resto de bancos europeos se ha limitado a contener el endeudamiento con respecto al máximo organismo bancario de Europa. Y es que todo este dinero líquido que llega desde el BCE algún día habrá que devolverlo. En definitiva, que los préstamos pueden ser una buena solución a corto plazo (y parece que la banca española lo pedía a gritos), pero también hay que saber lo que estos créditos implican. España no se puede acostumbrar a que le salven siempre el pellejo y su excesiva dependencia del BCE puede llegar a resultar dañina, más aun cuando la idea de la Europa de las dos velocidades está más presente que nunca. El 2011 fue un mal año para todos y el 2012 se espera que sea peor. Si el curso pasado la banca española pidió más de 150.000 millones de euros prestados al BCE, ¿cuál será el límite del presente curso?

Foto: lamimesis

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...