Islandia plantea acotar la reserva fraccionaria bancaria

El gobernante Partido del Progreso, de centro, defiende la imposición de mayores ratios de solvencia a la banca, reduciendo el volumen del dinero fiduciario.

euros

Uno de los comportamientos más polémicos del sistema bancario es la posibilidad de conceder créditos que superen con creces sus recursos propios, contabilizando las cuentas corrientes, los depósitos y el resto de activos de cada entidad. El debate entre los académicos se basa en si los bancos deben poder responder por todo el dinero depositado por sus clientes o si pueden ‘crear’ dinero a base de préstamos de distinta índole. El Gobierno de Islandia se plantea declinar la balanza en favor del primer bando.

Antes que nada, conviene señalar la propuesta todavía no ha sido aprobada por el parlamento islandés, que está analizando los pros y los contras de esta decisión en base al proyecto de ley presentado por Frosti Sigurjonsson, del Partido de Progreso (de tendencia centrista y actualmente en el Gobierno). Por todos es sabido que Islandia ha actuado de una forma un tanto peculiar a la hora de intervenir en su sistema financiero durante la crisis. Aunque no sea del todo cierto el tópico tan extendido sobre que el Gobierno islandés dejó caer a los bancos, sí que evitó institucionalizar los rescates.

En el foco del debate se sitúa el dinero fiduciario, esto es, el capital que el banco ha prestado a sus clientes para que estos cubran gastos personales o emprendan actividades económicas. En este último aspecto es en el que se escudan los defensores de la reserva fraccionaria, alegando que el crédito es imprescindible para que haya creación de empresas y crecimiento económico. Una banca que solo prestara en base a sus reservas restaría dinamismo a la economía, aunque evitaría colapsos como el de 2008.

Los partidarios del coeficiente de caja del 100% alegan que el dinero fiduciario es ficticio y distorsiona la realidad del mercado, penalizando a los usuarios más solventes al ver estos cómo aumentan los riesgos de sus ahorros. No en vano, una eventual quiebra del banco en cuestión podría ocasionar quitas a los ahorradores, circunstancia que no se daría si la entidad pudiera responder por todo el dinero que le ha sido confiado.

Vía: Elblogsalmon

Foto: geralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...