Grecia comienza a pagar la victoria de Samarás

Grecia comienza a pagar su segundo rescate. Yannis Sturnara, ministro de Finanzas griego, ha comunicado que se realizará una primera tanda de recortes por valor de 11.600 millones de euros (afectará a pensiones, sueldos y subvenciones) para satisfacer a la troika. Es la primera consecuencia de que las pasadas elecciones las ganaran partidos pro-rescate.

Si hace unos meses el futuro del euro dependía de lo que pasara en Grecia, en la actualidad el éxito o el fracaso de la moneda única pasa por cómo se gestione la crisis económica en España. El país que gobierna Mariano Rajoy ha puesto de manifiesto la fragilidad del sistema financiero en Europa y la necesidad de la Unión Europea de un paso más allá de la mera unión aduanera y monetaria. Para que se complete la creación de una verdadera unión económica en Europa se ha de avanzar en ciertas materias como la creación de un bono europeo que iguale las deudas públicas de todos los estados miembros, así como la regulación de los mercados financieros con el fin de evitar casos como el de Bankia.

Vuelven los recortes a Grecia

Alejándonos un poco del panorama de España, como ya he mencionado en la introducción de este post, el futuro de Europa pasa principalmente por la permanencia de todos sus miembros. La salida de alguno de ellos (el que más cerca ha estado de hacerlo ha sido Grecia) podría suponer un caída en cadena de otros países con dificultades, como por ejemplo Portugal o Irlanda. Además, a este efecto dominó también se apuntarían naciones históricas como España e Italia. Pero, ¿qué sería de la Unión Europea sin estos dos países? La otra opción, la de la Europa de las dos velocidades, hace tiempo que cayó en el olvido (al igual que Nicolas Sarkozy, uno de sus impulsores). Por eso, estaría bien repasar un poco la actualidad de uno de los países que tiene la llave para que esto no suceda: Grecia.

Como bien sabemos, el país heleno estuvo sumido en una profunda crisis institucional y democrática que obligó a unas segunda elecciones en las que se distinguían claramente dos posturas político-económicas: las que estaban a favor del rescate y las contrarias a cualquier tipo de ayuda por parte de la Unión Europa. Ganaron las primeras y ya comienzan a verse los efectos en Grecia. La troika (Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Comisión Europea) lo tenía bien claro: hay que seguir haciendo ajustes. Dicho y hecho. El ministro de Finanzas griego, Yannis Sturnaras, anunció hace apenas dos días recortes por valor de 11.600 millones de euros, que afectarán a sueldos de funcionarios, pensiones y subvenciones. Es el primer paso que anuncia el gobierno conservador de Andonis Samarás para pagar el segundo rescate sufrido en Grecia. Aún así, parece que el ritmo de pagos se verá ampliado al menos hasta el año 2016.

Foto: jakuza

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...