El por qué de la caída de la CAM

Hace varios meses la CAM se fusionó con Cajastur, Caja Cantabria y Caja de Extremadura. La crisis financiera de España obligó a numerosas cajas de ahorro a reducir su número. Sin embargo, esto no sentó bien a todos los consejeros que controlaban las entidades financieras. La pérdida de poder hizo que algunos como Modesto Crespo recurrieran de muchas maneras posibles para retrasar la disolución.

Tras la dimisión de Francisco Camps como presidente de la Generalitat Valenciana por estar implicado en el caso Gurtel, tenemos un panorama mucho más amplio de miras para analizar la situación de la CAM (Caja de Ahorros del Mediterráneo). Presidida por Modesto Crespo, la entidad bancaria con sede en Alicante se vio obligada a ser rescatada por el Banco de España ante la grave crisis financiera que padecía España desde no hace mucho tiempo. La principal entidad financiera española obligó a la CAM a fusionarse con otras compañías de su sector, concretamente Cajastur, Caja Cantabria y Caja de Extremadura. Detrás de esta operación se escondía todo un entramado de malas prácticas.

Caja de Ahorros del Mediterráneo

Para comenzar, hay que criticar el hecho de que Modesto Crespo y Francisco Camps estuvieran más que unidos. Ya se sabe que la relación entre políticos y banqueros a veces es mucho más profunda que un simple talonario o una fugaz conversación en reuniones de alto standing. Crespo y Camps casi se necesitaban mutuamente. Por eso, cuando desde el Banco de España se ordenó la disolución de la caja de ahorros, el empresario reaccionó de malas maneras. El poder que le estaban quitando, también se lo estaban restando a su querido cabecilla político. En fin, Crespo se ha quedado sin banco y Camps sin gobierno. Es posible que con el tiempo todos estos individuos se queden en el sitio en que merezcan estar.

Según el diario El País, durante el proceso de fusión de la CAM, Crespo hizo todo lo posible por evitar la medida. Buscó socios por todas partes, pero de manera infructuosa. El destino ya estaba marcado. Además, la Unión Europea sometió a un examen a la entidad que suspendió la prueba con un resultado nefasto. De hecho, fue la caja que peor nota sacó de todas las que estaban siendo investigadas. La conclusión parece bastante contundente: allí donde te pasas, te acaban pillando. Crepo pecó de confianza, de refugio en las administraciones públicas, capitaneadas por su buen amigo Camps. Sin embargo, cuando llegaron los examinadores de verdad, se vieron desprotegidos. Poco después, el político, que había hecho perder los nervios a los ciudadanos, pues se quedaban atónitos al ver que un presidente de un gobierno estaba metido en escándalos judiciales, se quedaba sin vara de mando. Poco a poco, la montaña de arena ficticia con la que los altos cargos se estaban enriqueciendo se está deshaciendo.

Foto: cajamediterraneo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...