Draghi salva a España del desastre

Las palabras de Mario Draghi presidente del Banco Central Europeo (BCE) ha sido fundamentales para que España bajara de los 600 puntos básicos y su Bolsa subiera más de cinco puntos (algo que no sucedía desde hace dos años). La intervención de Draghi calman así a los mercados europeos. Ahora se espera que el BCE compre deuda española.

Parece curioso, pero a la vez, bastante revelador, que España dependa exclusivamente de los golpes de timón que se tomen en Europa. El país ha perdido, definitivamente, cualquier tipo de soberanía económica. Ya no seduce o repele por sus propias decisiones. La marca España se ha convertido en un producto completamente dependiente de Bruselas, como así ha demostrado la última intervención del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. La máxima figura del organismo que regula la moneda común europea salió al paso sobre la dejadez del BCE para salvar a España de la quiebra. La prima de riesgo del bono español se había colocado en máximos históricos y no había bajado de los 600 puntos desde finales de la semana pasada.

Draghi, al rescate de España y Europa

Sin duda, este panorama era bastante crítico, por lo que se hacía necesaria la irrupción en los medios de algún responsable que apaciguara la situación. Y es que el problema no sólo residía en España, sino en el conjunto de la zona euro. Por una parte, Italia, que hacía tiempo que había dejado de ser noticia por la prima de riesgo, volvía a situarse en torno a los 500 puntos básicos. A esto hay que añadir que las bolsas europeas registraban unos números pésimos. Se podía entrever, de esta manera, una clara desconfianza de los inversores con respecto a Europa en general. Por otra parte, Alemania, que ya ha recibido el toque de atención por parte de las agencias de calificación, no salía al paso para apoyar a España. El silencio germano se pudo leer como un paso previo a una intervención europea. Además, un dirigente del Partido Popular, Esteban González Pons, había declarado a los medios de comunicación durante el fin de semana que el BCE tenía intereses ocultos para dejar a España fuera del euro.

Nada más lejos de la realidad. Ha sido abrir la boca y Mario Draghi ha solucionado gran parte de los problemas de España. Parece bastante paradójico que todas las reformas del Partido Popular no hayan servido para nada (únicamente, para crear malestar social y un ladrillo más para la revolución en el país). A los inversores les ha dado igual que haya bajado salarios y subido los impuestos: le seguían negando la mirada. Y es que el problema de España es también el problema de Europa, por lo que las palabras de Draghi (“El BCE hará lo necesario para sostener el euro. Y créanme, eso será suficiente”) han tenido un efecto balsámico esperanzador.

Foto: worldeconomicforum

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...