De Guindos abre la puerta a liquidar entidades insolventes

Para evitar errores del pasado, el Ministerio de Economía liquidará los bancos con problemas siempre y cuando resulte más económico que intervenirlos.

Luis de Guindos

La traumática experiencia de los rescates bancarios del año pasado ha motivado que el Gobierno sienta verdadero pánico cuando se plantea la posibilidad de efectuar nuevas recapitalizaciones. Con motivo del próximo examen que el Banco Central Europeo (BCE) realizará a la gran mayoría de entidades bancarias europeas, el ministro Luis de Guindos ha protagonizado unas declaraciones que evidencian el cambio de parecer del Ejecutivo. De entrada, el Ministro de Economía afirma que prefiere liquidar los bancos con problemas antes que rescatarlos. Una fórmula novedosa pero con muchas posibilidades.

De Guindos ha matizado que obviamente las liquidaciones tendrían lugar toda vez que se confirme que el coste de las mismas no superará al de una intervención. De igual modo, las futuras acciones gubernamentales en bancos privados quedarán supeditadas a que estos agoten todas las vías posibles de financiación. Dicho de otro modo, el Gobierno no inyectará dinero en ninguna entidad que pueda acceder a él a través de otros medios. El ministro lamenta sin embargo que no exista un criterio unánime en la UE para abordar estas cuestiones.

Si se observa con detalle, vemos que la hoja de ruta del Gobierno para nuevos rescates bancarios se parece mucho a la de Bruselas. Una normativa que contempla por cierto que accionistas, preferentistas y bonistas junior sufran quitas en sus títulos. No obstante, ante una eventual intervención, el Estado (o mejor dicho, los contribuyentes) seguiría sin poder efectuar quita alguna a los llamados bonistas Senior. Un criterio polémico que está recogido en la legislación comunitaria y que no puede modificare por el momento.

De todo lo anterior se extrae la conclusión de que el Ejecutivo ha aprendido finalmente de los errores pasados. Recordemos que tanto los distintos gobiernos de Zapatero como el de Rajoy actuaron con demasiada precipitación en los programas de ayuda a la banca. En consecuencia, el propio De Guindos ha resaltado la importancia de que el examen del BCE sea lo más riguroso posible. Solo así podremos evitar encontrarnos en el futuro con verdaderos agujeros en las cuentas de entidades supuestamente solventes.

Fuente: Expansión.

Foto: Pablo Zalba

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...