Banca vs Euríbor

El indicador utilizado como referencia en las hipotecas de tipo variable se mantiene en terreno negativo y lastra la rentabilidad del negocio bancario tradicional.

euribor

La denodada lucha de las entidades financieras por conseguir arañar algo más de rentabilidad a su modelo de negocio es una de las consecuencias más evidentes de la puesta en marcha de los programas de expansión cuantitativa del BCE. Los mercados están inundados de liquidez y podría decirse que prácticamente todos aquellos que deseen contratar un crédito pueden hacerlo y en condiciones muy favorables. El indicador de referencia para fijar los intereses de las hipotecas, el euríbor, se ha convertido en un dolor de cabeza para la banca.

A comienzos de septiembre, el Instituto Europeo de Mercados Monetarios se hizo eco de las peticiones de auxilio de los bancos del Viejo Continente y anunció una revisión del criterio para calcular el euríbor. Este indicador es el más utilizado en las hipotecas y en los préstamos de tipo variable, una modalidad de crédito que los bancos tratan de enterrar para no verse atrapados en los contextos de bajos tipos de interés. Hasta 2015, la evolución del euríbor había beneficiado más a la banca que a los usuarios.

La situación se ha dado la vuelta por completo y desde febrero de este año el euríbor se sitúa en terreno negativo. Dicho de otro modo, las hipotecas referenciadas a este índice pagan cada vez menos intereses porque la parte correspondiente al euríbor se encuentra en el -0,06%. La banca presiona para que el indicador sea mucho más estable y previsible, lo cual arrojará también beneficios para los hipotecados aunque en estos momentos sean las entidades las que saldrían mejor paradas del cambio.

No está nada claro cómo se modificarán los criterios, que incluyen distintos algoritmos fundamentados en la evolución de los precios y de la masa monetaria. El Fondo Monetario Internacional (FMI) prepara una serie de alternativas al euríbor que pasarían por la creación de nuevos índices de referencia para cada tipo de crédito. Otra preocupación de los reguladores es evitar que se repitan los poco edificantes episodios de los años de la Gran Recesión, cuando algunas entidades manipularon el euríbor y otros indicadores.

Vía: Cinco Días.

Foto: © Mattz90

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...