Austria carga la responsabilidad de la liquidación de su ‘banco malo’ a los acreedores

El Gobierno de Viena anuncia la liquidación del ‘banco malo’ y acometerá una reestructuración de su deuda que afectará exclusivamente a sus acreedores e inversores.

euro

En 2012, el sistema bancario español estuvo al borde de venirse completamente abajo por la revelación de la pésima gestión de las antiguas cajas de ahorros. Aunque los bancos privados como el Santander o el BBVA presentaban una gran solidez, no podía decirse lo mismo de Bankia, CatalunyaBanc o NovaGalicia Banco. El Gobierno creó entonces la Sareb o ‘banco malo’ con cargo a todos los contribuyentes y dando por sentado que jamás se recuperaría todo el dinero inyectado. Ahora, Austria nos da una lección en toda regla.

Las autoridades del país centroeuropeo encargaron una auditoría a las cuentas de su ‘banco malo’ y los resultados confirmaron la existencia de un agujero de 7500 millones de euros (el Ejecutivo austriaco contaba con el saldo negativo era de 4000 millones). Tras la sorpresa inicial, el Gobierno de coalición entre conservadores y socialdemócratas no dudado en señalar cuál será el futuro del banco: se liquidará con cargo a sus acreedores e inversores. Dicho de otro modo, Austria no inyectará ni un solo euro más para rescatar al banco.

Cabe señalar que el ‘banco malo’ en cuestión se ha nutrido con los activos tóxicos de Hypo Alpe Aldria, entidad que tuvo que ser nacionalizada durante los años más difíciles de la crisis. Al igual que ocurrió en España y en tanto otros países de la zona euro, el Gobierno de Austria acudió al rescate de uno de sus bancos más importantes con la premisa de que así contribuía a la estabilidad del sistema financiero. Sin embargo, en los últimos años avanza la opción de pasar las facturas a los acreedores.

Esta posibilidad comenzó a avanzarse cuando, con motivo del rescate de Chipre, la troika planteó la posibilidad de que los inversores y acreedores de los bancos del país asumieran parte de la responsabilidad. Según ha comunicado el Gobierno de Viena, el ‘banco malo’ suspenderá pagos hasta 2016 y efectuará una intensa reestructuración de su deuda. Durante este proceso, se estima que los inversores involucrados perderán unos 900 millones de euros. Mejor ellos que los contribuyentes.

Vía: Libre Mercado

Foto: angelolucas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...