Ausbanc, la caída del supuesto azote de la banca

La entrada en prisión del presidente de la asociación, Luis Pineda, deja en evidencia las prácticas delictivas de Ausbanc para recabar dinero y moverlo por todo el mundo.

ausbanc

Los escándalos de corrupción se han convertido desde hace tiempo en un apartado permanente de la actualidad informativa, como lo son los deportes o las previsiones meteorológicas. Tan triste realidad parece asentarse cada vez más en nuestro país con casos muy sonados y con ramificaciones en múltiples ámbitos. Cuando los ‘papeles de Panamá’ seguían coleando y Mario Conde acababa de entrar nuevamente en la cárcel, la organización Ausbanc saltaba a escena entre un amplio abanico de acusaciones de especial gravedad. Con su máximo dirigente en prisión provisional, el mito de Ausbanc se desvanece a marchas forzadas.

Orígenes y notoriedad de Ausbanc

La Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) se constituyó en 1986 como organización de consumidores, lo que, en principio, la convertía en una institución sin ánimo de lucro. Durante los años noventa tuvo una existencia bastante alejada de los focos pero a comienzos del nuevo siglo cambiaron drásticamente las tornas. Ausbanc y su presidente, Luis Pineda, dieron un gran salto cualitativo en la estructura de la organización. En 2004, pasó a convertirse en una compleja red global que operaba bajo el paraguas de Ausbanc Internacional, con presencia en veinte países.

Fue también en ese momento cuando se multiplicaron los casos en los que la organización acudía al rescate de los clientes de las entidades financieras vendiéndose como un ente sin más interés que hacer justicia. Sirviéndose del eco social de las demandas de los afectados y de la mala prensa general de la banca, Ausbanc abanderó distintos procesos contra bancos como el que desembocó en la supresión de las cláusulas suelo en 2013. Su presidente vendía estos logros al tiempo que cooperaba con otra organización, Manos Limpias, para encauzar los procesos penales. Ni que decir tiene que episodios como los de las preferentes o los desahucios le vinieron como anillo al dedo.

Las presuntas actividades irregulares

La detención de Luis Pineda el pasado mes de abril puso patas arriba la imagen de Ausbanc al revelar una serie de presuntas actividades ilícitas que ahora quedan en manos de la justicia. Según han publicado distintos medios de comunicación, la organización habría extorsionado sistemáticamente a las entidades bancarias para que contrataran servicios de publicidad en las publicaciones de Ausbanc alrededor del mundo. Estos acuerdos se habrían cerrado a precios fuera de mercado, en el entorno de los 300.000 euros por anuncio.

No sería esta la única vía de extorsión vinculada a la organización. Al socaire de estas filtraciones, otras empresas y asociaciones han reconocido presiones por parte de Pineda para que abonaran cantidades similares. Un caso llamativo sería el del presidente de FACUA, Rubén Sánchez, que según su testimonio se negó a pagar y por ello fue objeto de difamación por parte de Ausbanc (un episodio que le granjeó una condena judicial a Pineda en 2015). Este mecanismo recuerda poderosamente al utilizado por la organización amiga, Manos Limpias, para anular procesos.

Las cifras de la red

La red de Ausbanc Internacional habría servido para mover grandes cantidades de dinero alrededor del mundo, dinero que acabaría pasando directamente a manos de Pineda y el resto de dirigentes. Esta es la conclusión del juez encargado del caso, que no tiene ninguna duda de que el control de la cúpula de Ausbanc sobre todos los movimientos de capitales era ‘total’. Es más, el magistrado apunta que Pineda llegó a sospechar de uno de sus colaboradores porque, al cometer él dichas prácticas, suponía que el resto de directivo también lo hacían.

Tan intensa actividad se tradujo en movimientos por importe de 13 millones de euros en 2014 (no se disponen de datos para 2015). El grueso de los ingresos procedería de Ausbanc Empresas (6,5 millones de euros), si bien solo puede justificar como cuotas de sus afiliados 400.000 euros. El resto del dinero (6,1 millones de euros), figura como ‘otros ingresos’. La organización posee incluso una agencia de viajes, Desarrollos Turísticos y Sociales SL, que le reportó 1,6 millones de euros en 2014.

¿Qué sucederá a partir de ahora?

Al igual que acontece con Manos Limpias, una hipotética imputación formal de Ausbanc como organización criminal podría suponer el abandono de todas las causas en las que está personada como acusación particular. Se trata de una posibilidad bastante plausible porque Pineda ya ha sido acusado de extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal (lo que suponer considerar a Ausbanc como tal).

Vía: elEconomista.

Foto: fraude vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...