La importancia del Compliance Officer en las empresas de hoy

El Compliance Officer es un profesional cada vez más demandado por las empresas que se ocupa de prepararlas para que cumplan la normativa vigente.

Una de las tendencias que más han visto crecer las empresas en los últimos años ha sido la importancia de contar con una persona que se encargue de garantizar que el negocio está cumpliendo con todas las normas aplicables a su funcionamiento. Este profesional recibe el nombre de Compliance Officer, y es uno de los puestos que se encuentran más demandados en la actualidad. Por ello, cada vez hay más personas que se preparan con un curso de Compliance Officer para estar preparados con la intención de ocupar uno de estos puestos.

La relevancia de la presencia en plantilla de uno de estos expertos se encuentra motivada por la situación de cambio en la que se encuentran las normativas, especialmente en un entorno económico que evoluciona de forma constante día a día. Los negocios no solo quieren estar preparados para beneficiarse de la aplicación de las normas del mercado empresarial, sino que además se quieren asegurar de que no se encuentran, de repente, con una situación inesperada difícil de resolver.

El perfil del Compliance Officer gana terreno y se alza, en estos momentos, como uno de los más requeridos y buscados por las empresas. Ellos son quienes se aseguran de investigar las posibles vicisitudes del negocio, asesorar en los cambios que sea recomendable aplicar e incluso pronosticar qué tipos de sanciones se pueden llegar a recibir. Porque, como todos los expertos saben, prepararse para el golpe puede ser la mejor forma de que no afecte drásticamente al futuro del negocio.

¿Qué tipo de profesional es el que está dando el salto a este trabajo? Hay un perfil de gran amplitud, pero bastante concreto en cuanto a su capacidad laboral. Hablamos de titulados en administración y dirección de empresas, en derecho, en ciencias políticas o en economía. Dos de las profesiones que más se están adaptando a la figura del Compliance Officer son los auditores jurídicos y los abogados, quienes complementan sus conocimientos y encuentran una nueva forma de aplicarlos profesionalmente. No obstante, todo tipo de profesionales que quieran aprender a lidiar con posibles sanciones y situaciones de complejidad, pueden beneficiarse de este tipo de aprendizaje.

¿Y qué se puede esperar cuando participamos en un curso de formación de Compliance Officer como el que ofrece la Business School INEAF? El primer paso incluye el aprendizaje de la estructura básica de este tipo de perfil, de sus responsabilidades, situaciones de trabajo y tipos de conocimientos. Una vez pasado el periodo introductorio, el curso de Compliance Officer plantea las bases y herramientas que se necesitan para poder elaborar los importantes mapas de prevención. Estos son los esquemas e informes que ayudan a que las empresas se preparen ante las posibles sanciones producidas por la aplicación de las normas vigentes que les afecten.

El profesional aprenderá que cada tipo de empresa y negocio, dependiendo de cuáles sean los sectores en los que opera, se enfrentará con una situación y unas normas determinadas. Eso es algo que solo este tipo de profesional será capaz de aportar a las empresas, por lo que se explorarán soluciones y vías de oportunidad que, de otra forma, sería imposible abarcar.

Junto a esto, el estudiante que se forma con este tipo de curso también aprende todo sobre los distintos trámites legales que evitarán que las empresas en las que trabajen lleguen a sufrir penalizaciones. No es fácil tener todo el conocimiento acerca de cómo aplicar las distintas normativas, por lo que el Compliance Officer se convierte en un comodín que sabe cómo tiene que reaccionar en todos los casos. Eso es algo que requiere una formación de calidad.

Por último, el Compliance Officer también se prepara para saber cómo tiene que aplicar sus conocimientos y la manera en la que tiene que colaborar con el departamento de recursos humanos. Al fin y al cabo, dar las herramientas y los conocimientos que usará este experto en normativa no es suficiente, sino que también se le tiene que preparar para que sepa cómo trabajar y liderar su parte de responsabilidad en la empresa de una forma conveniente.

Todo tipo de empresas, indiferentemente del sector en el que operen, encuentran a día de hoy en el Compliance Officer un profesional que actúa a modo de salvavidas. Ya han sido muchos casos en los que este experto ha llegado a pronosticar con eficacia crisis que se han evitado antes de que la situación se saliera de control. Eso es algo que, para grandes negocios, puede llegar a ahorrar grandes cantidades de presupuesto que, de otra manera, se invertiría en afrontar sanciones.

Y para medianas y pequeñas empresas, el tener a su lado un Compliance Officer puede llegar a significar la diferencia entre superar un obstáculo que parecía insalvable desde la distancia o el tener que cerrar debido a haber cometido una infracción de la cual no se tuvo constancia hasta el último momento.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...